Dona

25 años después de los Acuerdos de Oslo, ONG en Palestina urgen a un nuevo camino para la paz

Fotografía: Médicos del Mundo
Niños en bicicleta tras los ataques del ejército a la población gazetí en el verano de 2014.

25 años después de los Acuerdos de Oslo, ONG en Palestina urgen a un nuevo camino para la paz

Las ONG pedimos que el mundo se comprometa con una nueva vía, centrada en los derechos humanos y la rendición de cuentas de todas las partes.
Esencial

Un informe publicado hoy por una coalición de más de 80 organizaciones no gubernamentales internacionales afirma que los Acuerdos de Oslo no han logrado crear un camino hacia la paz para israelíes y palestinos. La publicación del informe marca el 25 aniversario de Oslo, un conjunto de acuerdos firmados por la Organización para la Liberación de Palestina e Israel en septiembre de 1993.

Jerusalén/Madrid, 13 de septiembre de 2018.- "Las ONG ven a diario cómo el estancamiento de los avances de Oslo ha dañado la vida de las personas. La promesa de una paz "justa, duradera e integral" nunca se cumplió. Es hora de una nueva narrativa y un camino de principios", dice el director de la Asociación de Agencias Internacionales para el Desarrollo en Palestina (AIDA por sus siglas en inglés) y autor del informe, Christoffer Burnett-Cargill. El informe 25 años después de los Acuerdos de Oslo - Tiempo para una nueva narrativa, enfatiza la necesidad de una solución política para garantizar la prosperidad y la paz duradera en la región. Insta a Israel, las autoridades palestinas y la comunidad internacional a que encuentren un nuevo camino basado en seis principios, que incluyen la defensa del derecho internacional y el reconocimiento del derecho de los palestinos a la autodeterminación.

El documento alerta de que, en ausencia de paz, los programas de ayuda internacional son uno de los escasos elementos que sostienen la vida en el Territorio Ocupado Palestino. También afirma que la ayuda no puede lograr soluciones políticas, que la comunidad internacional no debe seguir utilizándola para tapar el fracaso de los Acuerdos de Oslo, y que los programas de cooperación - costosos pero a la vez esenciales- deben ir acompañados de esfuerzos políticos y legales para abordar las causas del sufrimiento humano en Israel y en el Territorio Ocupado Palestino.

Tras analizar las consecuencias de los Acuerdos de Oslo en los últimos 25 años, el estudio expone que la promesa de paz de los Acuerdos nunca se materializó por la falta de rendición de cuentas y de presión de la comunidad internacional. La vida en el Territorio Ocupado Palestino se ha convertido en pobreza, violencia y violaciones de derechos humanos bajo la ocupación militar israelí. Especialmente en Gaza, donde el bloqueo impuesto desde 2007 ha hecho que la vida sea extremadamente dura. La Franja sufre cortes de energía diarios, la mayoría del agua corriente no es potable y casi tres cuartas partes de la costa está contaminada por aguas residuales.

Pero la paz entre los dos pueblos podría mejorar drásticamente esta situación, considera el informe. Por ejemplo, en el Área C de Cisjordania, bajo el control de Israel, solo el 1% de la tierra está planificada para el desarrollo palestino. Pero el Banco Mundial estima que, si la Autoridad Nacional Palestina tuviera el control de esta área, el PIB y la tasa de empleabilidad de la población palestina aumentarían un 35%. Si bien los miembros de AIDA se enorgullecen de apoyar las necesidades humanitarias y la asistencia al desarrollo, tan necesarias para las comunidades de Cisjordania y Gaza, la situación actual no es sostenible. "Debemos trabajar juntos para cambiar las condiciones sobre el terreno con el fin de reducir la dependencia a esta asistencia y brindar una completa autodeterminación, desarrollo económico, seguridad y paz. No podemos permitirnos esperar otros veinticinco años, el momento de actuar es ahora. La idea de lograr la paz a través de la tierra o la seguridad ha fracasado. Es hora de una nueva narrativa, la paz a través de los derechos", concluye Christoffer Burnett-Cargill.