Dona

Alertamos de las condiciones sanitarias de las personas migrantes en el puerto de Arguineguín

Fotografía: Javier Bauluz.
Sanitarios evacuan al hospital a dos personas migrantes tras desembarco en el muelle de Arguineguín, después de ser rescatados por Salvamento Marítimo. Fotografía: Javier Bauluz.

Alertamos de las condiciones sanitarias de las personas migrantes en el puerto de Arguineguín

Gran Canaria/Madrid, 20 de noviembre de 2020.- Médicos del Mundo denunciamos la situación inhumana a la que el colapso de los sistemas de acogida está abocando en Canarias a miles de personas migrantes que han llegado a sus costas a lo largo de estos últimos meses y alertamos del riesgo que sufre la salud de cientos de personas en estas condiciones.
Esencial

A pesar del anuncio del Gobierno de hoy sobre la habilitación de plazas de alojamiento.

Particularmente preocupante resulta la situación en el muelle de Arguineguín, donde más de 1.300 personas permanecen retenidas a día de hoy en unas condiciones que no cumplen los estándares mínimos de dignidad y seguridad, poniendo en serio riesgo su salud. En pleno auge de la segunda ola de la covid-19, la situación de hacinamiento en la que se encuentran las personas migrantes –alrededor de 75 personas comparten una carpa cuya capacidad máxima es de 30 – impide siquiera mantener las condiciones básicas de seguridad para evitar el contagio.

A pesar del anuncio del Gobierno de habilitar 7.000 plazas en carpas, no parece que esa opción vaya a mejorar sustancialmente sus condiciones de vida. Y en todo caso, hasta que se vean los resultados del anuncio del Ejecutivo, la denuncia de su situación debe seguir vigente.

Más allá del propio control de la pandemia, tampoco se garantiza una atención médica adecuada a otra serie de enfermedades y necesidades sanitarias. Estas instalaciones no cuentan con un espacio adecuado para la atención ni para la realización de las pruebas PCR por parte del Sistema Canario de Salud, tan solo un punto de atención reciente que apenas cuenta con un médico y una enfermera para atender a cientos de personas, muchas de las cuales sufren las secuelas de un largo viaje en embarcaciones precarias.

Sanitarios evacuan al hospital a dos personas migrantes tras desembarco en el muelle de Arguineguín, después de ser rescatados por Salvamento Marítimo. Fotografía: Javier Bauluz.
Sanitarios evacuan al hospital a dos personas migrantes tras desembarco en el muelle de Arguineguín, después de ser rescatados por Salvamento Marítimo. Fotografía: Javier Bauluz.

Ni atención sanitaria, ni higiene, ni alimentación adecuada

Según lo que denuncian las personas que han sido retenidas en el muelle, tampoco se garantiza suficiente acceso a agua potable o una alimentación adecuada - tres bocadillos al día con un zumo pequeño, a veces una pieza de fruta al día y tres garrafas de 5 litros de agua para 86 personas por día-. También refieren la ausencia de condiciones mínimas de higiene, ya que según los testimonios de las personas allí albergadas han pasado hasta 10 días sin poder ducharse y con la misma muda de ropa proporcionada en el momento de su llegada.

A pesar de que en los últimos días se han producido traslados de personas desde el muelle al Centro de Estancia Temporal y a hoteles de la isla, la situación sigue siendo insostenible. La gestión por parte del Gobierno de esta crisis de acogida parece ir dirigida a convertir a Canarias en un gran centro de retención que evoca las situaciones vividas en otras partes de Europa como Lesbos o Lampedusa. Es por tanto imprescindible no solo que los sistemas de acogida en Canarias garanticen a las personas migrantes unas condiciones dignas y que respeten la legislación internacional, sino también que se habiliten canales seguros de tránsito hacia la península.

La falta de coordinación, las soluciones improvisadas y la criminalización del fenómeno migratorio, que no es algo nuevo a las islas, lleva a la vulneración reiterada de los derechos básicos de estas personas, favorece la sensación de descontrol y en ocasiones provoca reacciones de rechazo por parte de la sociedad local.  

El reciente episodio vivido el pasado 17 de noviembre, en el que más de 220 personas fueron abandonadas a su suerte después de haber sido liberadas del muelle de Arguineguín, y posteriormente trasladadas en la Plaza de la Feria, en el centro de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, es una prueba más de las vulneraciones que conlleva una gestión descoordinada e improvisada.  

Peticiones a las autoridades 

Médicos del Mundo, que llevamos trabajando en Canarias desde hace 25 años en materia de migración, denunciamos la falta de transparencia en la gestión de la acogida por parte de las instituciones responsables, que impide el acceso a organizaciones y medios de comunicación a los lugares en los que se encuentran estas personas, imposibilitando la vigilancia del cumplimiento de las obligaciones en materia de derechos humanos. 

Por todo lo anterior, instamos a las instituciones internacionales, estatales, autonómicas y locales a trabajar coordinadamente para disponer a la mayor brevedad posible los medios adecuados para recibir y acoger a las personas migrantes en condiciones humanitarias que permitan garantizar plenamente su salud, su seguridad, el respeto por sus derechos fundamentales, así como vías seguras y legales para el transito migratorio.  

Pedimos, asimismo, que el proceso se gestione de forma transparente y clara, proporcionando información sobre la situación y facilitando que los organismos independientes puedan conocer en todo momento el trabajo realizado y las condiciones de las personas.