Dona

Cuando todo esto acabe

Fotografía: Eva Parey / Mariona Giner.

Cuando todo esto acabe

Muchas han sido las personas a las que el coronavirus les ha puesto la vida del revés. Y dos meses después del inicio del estado de alarma, cuando el “Quédate en casa” ha dado paso a las recomendaciones para la desescalada, ya son incontables los casos de quienes necesitan ayuda hasta para poner comida encima de la mesa. Nuestros datos reflejan una multiplicación demoledora de las peticiones para conseguir productos básicos de alimentación desde el inicio de la crisis.
Esencial

Una experiencia de 30 años en emergencias para responder en España a la pandemia de COVID-19.

Como ONG sanitaria, en un primer momento nuestra prioridad fue prevenir contagios. Las noticias de la televisión y la prensa a veces no alcanzan a las personas más vulnerables -como las que no tienen casa-, así que nos centramos en hacerles llegar los mensajes correctos, visitándoles, pegando carteles, usando las redes sociales. llamándoles por teléfono y hablándoles en su idioma, cuando este no era el castellano. También adaptamos nuestros programas de atención habituales al confinamiento sobrevenido.

Nuestro reto ha sido estar donde la sociedad nos necesita. Después de informar, llegó el momento de actuar en lo básico: cubrir las necesidades de higiene y alimentación de quienes no tienen apenas nada: mujeres en situación de prostitución, personas sin hogar o que viven en chabolas, migrantes que se han quedado sin trabajo en el campo…

Para ello, cada día de estos más de dos meses, nuestros equipos en 14 comunidades autónomas y en la ciudad de Melilla se han movilizado para atender a sus necesidades principales y para hacer seguimiento de su estado de salud. Cientos de voluntarios y voluntarias han dejado el miedo al lado para estar con quien más lo necesita, como siempre lo hemos hecho: con los pies en el suelo y tratando de que todas las personas a las que apoyamos mantengan la dignidad alta, por las nubes. Aunque atravesemos la peor de las crisis, sabemos por experiencia que juntos somos más fuertes.

Las cifras y las vidas

Podríamos hablar de cientos de personas atendidas, de toneladas de comida repartidas, de personas voluntarias implicadas, de donaciones de alimentos y mascarillas, de decenas de intervenciones de atención psicosocial y de consultas de salud mental…, pero la certeza de las cifras reflejaría solo una pequeña parte del trabajo de nuestros equipos en esta emergencia.

Cuando todo esto acabe, recordaremos las miradas silenciosas cargadas de vida de quienes no pueden permitirse dejar de buscársela. Los abrazos imposibles recibidos a cada rato. La solidaridad de quienes han contribuido con lo poco que tenían a nuestro trabajo. Nuestras unidades móviles saliendo de MercaMadrid o del Banco de Alimentos de Barcelona cargadas de agua, leche, verduras, frutas y productos higiénicos y de limpieza. Los 20.000 kilos repartidos solo entre los invernaderos de Almería. Las colas. Y nombres, muchos nombres.

Cuando todo esto pase recordaremos a nuestras compañeras y compañeros recorriendo los pasillos e instalaciones de los hospitales públicos para establecer circuitos seguros y proteger así al personal sanitario. O el dispositivo establecido para apoyar a mujeres víctimas de violencia de género y sus familias, o las vicisitudes que pasamos para llegar hasta quienes viven en asentamientos en medio del campo, alejados de todo y de todos, porque llevaban días sin llevarse nada al estómago.

Cuando todo esto termine sabremos lo importante que es formar parte de un equipo: quizás pensemos que hemos hecho todo lo que hemos podido y quizás tengamos la certeza de que estuvimos donde se nos necesitó.

Apoyo a familias durante la pandemia de covid-19 en una sede de Médicos del Mundo. Fotografía: Cintia Sarría.
Apoyo a familias durante la pandemia de covid-19 en una sede de Médicos del Mundo. Fotografía: Cintia Sarría.

Apoyo a familias durante la pandemia de covid-19 en una sede de Médicos del Mundo. Fotografía: Cintia Sarría.

 

Atención sanitaria y psicosocial en asentamientos del mar de plástico en Almería.
Atención sanitaria y psicosocial en asentamientos del mar de plástico en Almería.

Atención sanitaria y psicosocial en asentamientos del mar de plástico en Almería.

Trabajo de prevención y control de la covid-19 en el Hospital Universitario de Fuenlabrada. Foto: Ignacio Marín.
Trabajo de prevención y control de la covid-19 en el Hospital Universitario de Fuenlabrada. Foto: Ignacio Marín.

Trabajo de prevención y control de la covid-19 en el Hospital Universitario de Fuenlabrada. Foto: Ignacio Marín.

Puedes apoyar económicamente nuestro trabajo a través de los siguientes canales:

Web: https://dona.medicosdelmundo.org/emergencia-coronavirus

Bizum: 33509

Transferencia bancaria: IBAN ES54 2100 4466 9902 0002 0000

Por teléfono:  902 286 286/ 91 567 86 01