Dona

Sanidad Pública también en la lucha contra el VIH/sida

Fotografía: Ignacio Marín / Médicos del Mundo

Sanidad Pública también en la lucha contra el VIH/sida

Madrid, 1 de diciembre de 2022.- De la campaña “SiDa, NoDa: no cambies tu vida por el SIDA” hasta hoy han pasado 34 años. En aquel momento, era fundamental informar sobre una enfermedad transmisible que era totalmente desconocida y que provocaba un miedo enorme. Ahora, cuando además de en prevenir se pone el foco en luchar contra el estigma, en el diagnóstico temprano y en el tratamiento, el desmantelamiento de la Sanidad Pública se ha convertido en un obstáculo también para la lucha contra el VIH/sida.
Esencial

1 DE DICIEMBRE, DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA EL SIDA 

 

  • Desde aquella campaña, en la que era fundamental sensibilizar sobre el VIH como enfermedad transmisible totalmente desconocida y con un fuerte estigma asociado, se han producido avances enormes.
  • Los retos relacionados con la infección han ido evolucionando a la par que su contexto epidemiológico, pasando de enfermedad mortal a enfermedad crónica con la que se convive. 
  • No obstante, aún queda camino por recorrer en la lucha contra el VIH.

En una jornada tan especial como hoy, 1 de diciembre, Día Mundial de la Lucha contra el Sida, desde Médicos del Mundo lanzamos un mensaje claro: con una sanidad pública debilitada, cercenada de recursos humanos y materiales, las barreras de acceso al sistema se vuelven todavía más impracticables y tanto el diagnóstico temprano de personas seropositivas como el acceso al tratamiento y la adherencia al mismo se complican y ponen en riesgo los compromisos de ONUSIDA 2030. Tras cuatro décadas de respuesta al VIH, las desigualdades persisten en los servicios más básicos, como el acceso a las pruebas de cribado o al tratamiento, y el debilitamiento del sistema público de salud, además de agravarlas, pueden implicar un retroceso en lo alcanzado hasta ahora en la lucha contra el VIH/sida.

 

A los recortes en nuestra sanidad se suman las consecuencias que sigue teniendo la exclusión sanitaria de personas en función de su situación administrativa, al implicar dificultades de acceso tanto a la atención como al tratamiento con fármacos antirretrovirales. Aunque casi todas las comunidades autónomas ofrecen cobertura a las personas con VIH y otras enfermedades crónicas y transmisibles, siguen existiendo barreras al sistema sanitario público en algunos lugares, ya sean de tipo informativo, administrativo o de facturación. 

 

Aplicación desigual, barreras persistentes

La aplicación desigual a nivel regional del RDL 7/2018 de Sanidad Universal ha llevado a casos como el de la Comunidad de Madrid, que no ha reconocido hasta hace pocos días -a principios del mes de noviembre de este año- el derecho a la atención a personas seropositivas migrantes

 

En Canarias estas personas sí cuentan con una tarjeta sanitaria por motivos de salud pública que les da acceso a la atención relativa a VIH, aunque no al resto de patologías que puedan presentar, por lo que no se garantiza el abordaje integral y necesario en estos casos. Además, el colectivo de las personas solicitantes de asilo –aunque tenga asegurada la atención- puede verse afectado por las trabas administrativas, como el retraso en las citas para tramitar su situación (superior a un año en este momento), por lo que en la práctica no tienen acceso a atención o al tratamiento con antirretrovirales que puedan necesitar. A esta situación se suma que la documentación que se facilita a este colectivo es provisional y debe ser renovada, pero no se comunica a estos pacientes que su tarjeta se ha caducado y que pasado un tiempo vuelven a estar fuera del sistema, por lo que reciben facturas de farmacia hospitalaria que les hacen dudar acerca de acudir a por la medicación por si se la cobran.

 

Es importante recordar que está demostrado que la adherencia al tratamiento (tomar regularmente y de manera continuada) es esencial para mantener una carga viral indetectable e intransmisible y asegurar la calidad de vida de estas personas.

 

El miedo al estigma, otra barrera que derribar

El miedo al estigma continúa siendo otra de las mayores barreras y afecta tanto a las personas en situación de exclusión social y sanitaria, como a las personas que, teniendo tarjeta sanitaria, realizan prácticas sexuales de riesgo. Habida cuenta que el diagnóstico temprano es un elemento esencial en la lucha contra el VIH, desde Médicos del Mundo realizamos pruebas rápidas a todas las personas que nos la soliciten, ya sea por motivos de exclusión sanitaria o por el deseo de garantizar el anonimato. 

 

De hecho, te invitamos a contactar con la sede autonómica de Médicos del Mundo más cercana si piensas que has tenido prácticas de riesgo para que podamos concertar una cita. Te atendemos tengas o no tarjeta sanitaria y te facilitaremos información fidedigna sobre cualquier duda que necesites resolver.

Por qué es tan importante la prueba rápida 

El diagnóstico tardío Implica una mayor progresión de la enfermedad y un empeoramiento de la calidad de vida. Las principales consecuencias son:  

  • el retraso en el seguimiento clínico, 

  • el retraso en el inicio del tratamiento antirretroviral,  

  • una mayor morbilidad y mortalidad y 

  • una mayor posibilidad de transmisión de la infección. 

Los objetivos 95-95-95 de ONUSIDA buscan que el 95 por ciento de las personas con VIH sepan que tienen la infección; que el 95 por ciento de las personas diagnosticadas de VIH estén en tratamiento con antirretrovirales; y que el 95 por ciento de las personas tratadas tengan una carga viral indetectable y, por lo tanto, intransmisible. 

Puedes ampliar aquí la información sobre la prueba rápida de VIH que hacen los equipos de Médicos del Mundo, y también por qué sido seleccionadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como ejemplo de buenas prácticas

 

La prueba del VIH es gratuita y está al alcance de todas las personas interesadas en los centros de salud. Puedes pedir que se incluya cuando tu médica o médico de familia te cite para una analítica. Todas las Comunidades Autónomas tienen indicaciones para que en la Atención Primaria se ofrezca de forma rutinaria la prueba a personas de entre 20 y 59 años sexualmente activas que nunca se la hayan hecho y para las que se pida una extracción de sangre por cualquier motivo. Pero para poder hacer este protocolo posible, la Atención Primaria debe de estar dotada de los suficientes medios, y esto es algo que en algunos lugares no está pasando.

 

En este enlace puedes ver las actividades de Médicos del Mundo e torno al Día Mundial de la lucha contra el Sida

 

El “SiDa, No Da” de 1988 es en 2022 El “Con o Sin” 

  • Con recursos: en la lucha contra el sida es esencial defender nuestro sistema público de salud para garantizar que está dotado de recursos humanos y materiales suficientes. 

  • Sin barreras: ni de tipo administrativo, ni informativo, ni de facturación. 

  • Con tiempo: 5 o 7 minutos de consulta para abordar esta enfermedad, simplemente no son suficientes. Tampoco lo son para explicar cómo evitar prácticas de riesgo o cómo utilizar métodos preventivos. 

  • Sin prisas: la prueba rápida de VIH tarda 15 minutos en ofrecer un resultado, pero se necesita conversar previamente con la persona para prepararla en caso de un positivo y también se necesita tiempo para hablar con calma en el caso de que tengamos que darle esa mala noticia. 

  • Con cuidados: es un resultado que te cambia la vida, se debe hacer un acompañamiento. El personal sanitario debe trabajar en condiciones de dignidad que garanticen también su bienestar y su salud. 

  • Sin precariedad: la movilidad y la inestabilidad laboral del personal sanitario no permiten construir relaciones de confianza necesarias en el tratamiento a personas seropositivas. 

  • Con confianza: esencial para que todas las personas puedan consultar las dudas que tengan sobre esta enfermedad, tener acceso a material preventivo, hacerse la prueba en un entorno de privacidad, consultar información sobre prácticas de riesgo... 

  • Sin estigma: es el principal freno para acudir a un centro de salud. Las personas tienen miedo de que no se vele por su intimidad y a que se puedan enterar más personas. 

  • Contigo 

  • Sin VIH/sida 

 

El vídeo de sensibilización “Está en tu mano” y este artículo han sido posibles gracias a la colaboración de la Secretaría de Estado de Sanidad.