Luchemos juntos por una atención médica universal

"Nuevas Masculinidades" Módulo del Programa Gender ABC

¿Por qué educar en masculinidades? Para poder comprender la importancia de trabajar desde esta perspectiva tenemos que partir desde la base: el género. Y es que el género es una construcción social, por lo que las características que establecen que es masculino y que es femenino están determinadas por el discurso, el contexto y las representaciones a través de las relaciones entre los géneros.

Estas conexiones, de acuerdo con Bramham (2010), crean jerarquías estableciéndose estructuras de poder determinadas por una idea de dominación hegemónica de la masculinidad sobre la feminidad y el resto de masculinidades. Lo que conocemos con el nombre de masculinidad hegemónica. Ante esta idea de dominación y de presión por encarnar estos ideales masculinos, como señalan Tischler & McCaughty (2011) encontraremos una “Masculinidad subordinada” representada por todas aquellas personas que no se sienten identificadas dentro de ese modelo de masculinidad y que presenta características opuestas.

El miedo de aquellas personas que se salen de ese discurso a enfrentarse a la masculinidad hegemónica hace que únicamente tengan dos opciones: dejarse abusar y ridiculizar por estas personas que representan esta masculinidad o unirse a ellos y convertirse en opresores. Estos últimos asumirán actitudes competitivas, agresivas, heterosexistas y misóginas que ayudarán a perpetuar esta masculinidad (Bramham, 2010). Pero este discurso no solo tiene un impacto sobre la construcción de nuestra identidad psicológica si no también en nuestra identidad corporal, es decir, en nuestra forma de vestir, de movernos, en la forma, tamaño y la muscularidad de nuestro cuerpo (Azzarito, Solomon & Harrison, 2006; Azzarito & Solomon, 2009; Oliver, Hamzeh & McCaughtry, 2009; citados en Azzarito & Katzew, 2010).

Como consecuencia la persona entra en un conflicto físico e identitario entre el yo soy y lo que la sociedad quiere que sea. La finalidad de este módulo es que el alumnado cuestione el discurso de género dominante y la masculinidad hegemónica, tomando como punto de partida las experiencias de opresores y oprimidos y, de esta manera, construir un nuevo discurso basado en la multiplicidad de identidades de género. Es en esta multiplicidad cuando hablamos de masculinidades.

Este módulo educativo ha sido elaborado por Alberto González Béjar en el marco del proyecto Gender ABC.