Dona

Sobrevivir a la gota fría en el mar de plástico

Fotografía: Patricia Simón

Sobrevivir a la gota fría en el mar de plástico

Madrid, 27 de septiembre de 2019.- Hoy se celebra la jornada central de la Semana Global por el Clima para alertar sobre el impacto del cambio climático y de la destrucción medioambiental y exigir la declaración inmediata de la emergencia climática. Estamos ante una cita histórica: la primera huelga de la ciudadanía mundial por el clima en defensa de nuestro planeta.
Esencial

258 millones de personas han tenido que abandonar sus regiones de origen debido a las consecuencias del cambio climático.

Naciones Unidas estima un incremento exponencial de esta cifra hasta los 700 millones de personas de aquí a 2050.

Los cambios extremos en el clima a lo largo y ancho del mundo han provocado hasta el momento el desplazamiento de 258 millones de personas de sus hogares, según datos de la Unión Europea. En caso de no adoptar medidas para reducir a cero las emisiones de gases de efecto invernadero y de no realizar una apuesta firme y comprometida por nuestro planeta, esta realidad va a empeorar. De hecho, Naciones Unidas alerta de un incremento exponencial de refugiados climáticos desde ahora hasta 2050. Su previsión sitúa en 700 los millones de personas que deberán dejar atrás su vida a causa del cambio climático.

De hecho, lluvias torrenciales como las vividas recientemente en diversas zonas de nuestro país con la gota fría destruyen el medio de vida de miles de personas, comprometiendo su sustento y el de sus familias, así como sus casas y enseres de primera necesidad. El agua caída en los últimos días a causa de la DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos) ha sido especialmente perjudicial para quienes residen en asentamientos como los de campo de Níjar y el poniente almeriense, conocidos como “mares de plástico”. Se estima que en ellos habitan unas 4.000 personas que se dedican al cultivo agrícola en los invernaderos de la zona.

Las condiciones de vida en estos asentamientos, ya de por sí precarias y extremadamente difíciles, se han agravado más si cabe con las precipitaciones, que han sido especialmente destructivas en aquellos lugares que se encuentran en zonas de vaguada. Si con el calor y el sol, los malos olores y la insalubridad -debidos a la falta de canalizaciones para la evacuación de agua y de acceso a agua potable, se hacen insoportables, las lluvias torrenciales inundando este mar de plástico, no han hecho sino complicar hasta extremos inimaginables la vida de cientos miles de personas.

Nuestro equipo de Médicos del Mundo Andalucía trabaja desde hace una década en estas zonas con población en situación de máxima vulnerabilidad. Las dificultades sanitarias en este contexto son múltiples, con problemas de acceso a la atención sanitaria por la distancia que hay entre los asentamientos y los centros médicos.


Sin embargo, las graves consecuencias de esta última DANA nos han obligado a llevar a cabo una intervención de emergencia para ofrecer ayuda en tareas de limpieza y reacondicionamiento, distribución de mantas y medicinas de primera necesidad, distribución de alimentos, facilitar colchonetas y mantas a las personas afectadas y ofrecer atención psicosocial.


Tu aportación nos permitirá aumentar significativamente el número de personas atendidas. Gracias por tu donación.