Dona

Beira

Nunca antes vimos algo parecido. El viento hacía crujir el edificio. Rezábamos. Tenía miedo por mí, por mi mujer, por mi hijo