Dona

Europa en tiempo de crisis: embarazadas y menores de edad deben tener garantizado el acceso a la salud

Presidentes de Médicos del Mundo España, Francia y Grecia en Madrid.

Europa en tiempo de crisis: embarazadas y menores de edad deben tener garantizado el acceso a la salud

Presidencias de Médicos del Mundo de toda Europa se reúnen en Madrid para el lanzamiento del nuevo informe

Madrid, 13 de Mayo de 2014.- Con la proximidad de las elecciones europeas de 2014 desde Médicos del Mundo-Doctors of the World presentamos nuestro informe sobre acceso a la atención sanitaria por parte de los colectivos más vulnerables en una Europa en crisis y hacemos un llamamiento a los gobiernos e instituciones europeas a asegurar que sus sistemas nacionales de salud sean universales, basados en la solidaridad, justos y abiertos a todas las personas que viven en la UE. 

La crisis económica y las medidas de austeridad adoptadas por los gobiernos están teniendo profundas y duraderas consecuencias sobre la salud de las personas. Inmigrantes en situación irregular, solicitantes de asilo, drogodependientes, mujeres en situación de prostitución, personas sin techo o familias sin ingresos económicos.

Son grupos ya muy vulnerables antes de la crisis que están siendo golpeados con dureza por una reducción, o incluso por la desaparición total, de las redes y de los recursos que les proporcionaban una asistencia esencial con anterioridad.

En España, por ejemplo, desde la aprobación del Real Decreto Ley 16/2012, las personas migrantes adultas indocumentadas han sido excluidas de la atención general y aunque embarazadas y menores de edad tienen en teoría garantizada la atención, nuestra organización ha detectado numerosos casos de desatención.

El deterioro progresivo de la salud de pacientes extremadamente vulnerables atendidos en centros de Médicos del Mundo de toda Europa es un serio motivo de preocupación. El informe muestra que las mujeres y menores de edad, a pesar de que deberían recibir una protección especial, han pagado las consecuencias de la crisis más que otros sectores de población.

De hecho, en muchos países, las embarazadas sin seguro sanitario se ven obligadas a hacer frente ellas mismas a todos los gastos de la atención prenatal y el parto. Los obstáculos legales y económicos están excluyendo asimismo a un número creciente de niños y niñas de la atención sanitaria, incluyendo la vacunación.

Por otra parte, algunos partidos políticos están aprovechando esta situación para convertir a las personas más empobrecidas en chivos expiatorios de la crisis. Estamos asistiendo a un incremento de la xenofobia, que tiene como resultado un aumento de las agresiones y los crímenes de odio. Estas inequidades socavan los cimientos sociales y de solidaridad en Europa y deben ser revertidas.

En este informe, la red internacional de Médicos del Mundo presenta datos clave de 2013 recopilados a partir de 29.400 consultas en algunos de sus centros de atención y clínicas de toda Europa (en 25 ciudades de 8 países: Alemania, Bélgica, España, Francia, Grecia, Holanda, Reino Unido y Suiza):

  • Dos tercios de las mujeres embarazadas no había recibido atención prenatal antes de llegar a los dispositivos de Médicos del Mundo. Entre las que sí recibieron atención, el 43% accedió a ella mucho más tarde de lo recomendado.
  • En el mejor de los casos, sólo uno de cada dos niños o niñas había sido vacunado contra el tétanos, la hepatitis B, sarampión o tosferina. En algunos países, esta tasa es inferior al 30% -muy por debajo de la ratio de cobertura de la población general, en torno al 90%-.
  • Sólo el 2% de las personas usuarias de los servicios de Médicos del Mundo citaron la salud como una de sus motivaciones para emigrar, refutando el argumento de que los mecanismos de protección social provocan un efecto llamada para las y los migrantes.
  • El 76% de las personas encuestadas declaró haber sufrido al menos un episodio de violencia. Casi el 20% de esta violencia ocurrió dentro de las fronteras europeas.

La red internacional de Médicos del Mundo hace un llamamiento para que los sistemas nacionales de salud sean realmente universales, basados en la solidaridad, justos y abiertos a todas las personas que viven en la UE. De manera crucial, debe asegurarse de manera inmediata el acceso a la atención sanitaria para los niños y niñas y las mujeres embarazadas en toda Europa.

Informe completo

Videos sobre acceso a la salud en Europa: