Dona

Incendio en Grande- Synthe: la consecuencia de las acciones gubernamentales

Un hombre permanece de pie junto a una tienda de campaña. En el suelo se ve basura y hay charcos.

Incendio en Grande- Synthe: la consecuencia de las acciones gubernamentales

Hace apenas un mes Médicos del Mundo lanzaba la voz de alarma acerca de la situación en Grande-Synthe

(París/Madrid, 11 de abril de 2017).-Fue hace apenas 30 días. En los medios de comunicación y directamente a las autoridades francesas, Médicos del Mundo advirtió que el hacinamiento y la creciente inseguridad en el campo de personas refugiadas de Grand-Synthe daría lugar a tensiones insostenibles. Pero el llamamiento a una reorganización del campo quedó sin respuesta concreta sobre el terreno.

Nuestra carta indicaba que 30 personas ya habían sido enviadas al hospital debido a una intoxicación por monóxido de carbono, que algunas personas estaban durmiendo en las cocinas por falta de espacio o que la seguridad de las mujeres, niñas y niños no estaba asegurada”señala Stéphane Heymans, director de operaciones de Médicos del Mundo Francia.

“Nuestra demanda, en la línea de los pasos que ya dio la ciudad para mejorar las condiciones sanitarias y de seguridad, se ha quedado en papel mojado”. "Todavía hoy el Gobierno es incapaz de dar una respuesta adecuada a la situación. Queremos subrayar la capacidad de respuesta del municipio de Grande-Synthe. Y, una vez más, encontramos que el Estado francés no hace nada de lo que debe hacer para evitar que la situación empeore. La ciudad ha movilizado tres gimnasios para albergar  a ocupantes del campamento; ¿dónde estarían ahora si no hubiesen estado allí?".

 

El incendio de la pasada noche es la consecuencia de las acciones de un gobierno que no busca una solución duradera. “Cuando la denominada Jungla de Calais fue desmantelada el pasado mes de octubre, Médicos del Mundo ya advirtió que habría consecuencias inmediatas por la creación de campos más pequeños e informales”, recuerda Stéphane Heymans. “Y teníamos razón. También advertimos que la situación en Grand-Synthe se volvería insostenible. Desgraciadamente, tuvimos de nuevo razón.”

 

Médicos del Mundo ha lanzado un llamamiento urgente a las autoridades francesas para que encuentre una solución humanitaria para las 1.700 personas que han perdido su 'techo'.  En todo caso, los equipos de Médicos del Mundo ya se ha movilizado para prestarles ayuda.