Luchemos juntos por una atención médica universal
Noticias

Ayer nos dejaba nuestro compañero Pape, tras sufrir una dolorosa enfermedad

Noticias
Pape Maouloud, del equipo en Mauritania desde 2010, falleció ayer, 6 de mayo, a causa de la enfermedad que padecía.

© Inés Núñez

Pape Maouloud, del equipo en Mauritania desde hace más de diez años, en 2010, falleció ayer, 6 de mayo, a causa de la enfermedad que padecía. Que la terre lui soit légère

Agradecemos enormemente su dedicación y cuidado durante más de una década del equipo en Mauritania y su contribución a nuestra misión para que en el país el derecho a la salud universal sea una realidad. Pape tenía 59 años.

Compartimos la carta de despedida escrita por Raúl Torres, director de Programas Internacionales de nuestra asociación, en memoria de Pape:

“Mis pensamientos y sentimientos hoy están, sobre todo, con Ndeye, su mujer y con sus cuatro hijos. Se hace duro estar lejos de ellos, no haberles podido acompañar en estos últimos días.

También con su otra familia, la de Médicos del Mundo en Mauritania, de la que formaba parte desde hace más de 10 años. Y sobre la que llueve sobre mojado. Cómo no recordar en un día así, una vez más, a Nina, quien también se nos fue antes de tiempo. Una familia, la mauritana, que siempre se ha enorgullecido de constituir ser la misión más antigua de Médicos del Mundo, con algún miembro que cuenta casi 30 años llevando nuestro logo en su camisa y en su corazón.

Pape era una persona entrañable e inocente, imposible discutir con él o encontrarle un mal gesto. También uno de los mejores profesionales que he conocido, poniendo mimo y amor en cada gesto. Y también, y sobre todo, era un amigo. Alguien que siempre formará parte de la memoria de quienes tuvimos la fortuna de tenerle en nuestras vidas.

Que la terre lui soit légère»

Harouna N’Gaïde, coordinador logistico desde 2012, le despide con estas paLabras:

«Pape se ha ido para siempre.

Pape, tu fallecimiento ha tocado nuestros corazones y nuestras vidas. La forma en que inspiraste nuestros días nos ha conmovido aún más. Desde este día, dejaste un gran vacío.

Eras una persona maravillosa, siempre con una sonrisa, eras un verdadero apoyo y el mejor colega.

Fuiste un regalo en mi vida profesional. Ya te echamos de menos. La oficina nunca será la misma sin tu sentido del humor y tu amabilidad.

Nunca te olvidaremos.

Que Alá el Todopoderoso lo acoja en su paraíso amén»

Emilia Noël, coordinadora en Mauritania, se une también con estas palabras:

«Pape era un colega apreciado por todos, disponible, generoso, fiable y discreto al mismo tiempo. Siempre tenía una palabra amable para todo el equipo, tanto para los antiguos como para los nuevos compañeros o los que estaban de paso. Fue una de las personas que hizo de nosotros, los colegas, un equipo y a veces incluso una nueva familia.

Gracias por todo Pape, nos has dejado demasiado pronto y siempre permanecerás en nuestros corazones»

HASTA SIEMRE PAPE