Luchemos juntos por una atención médica universal
Noticias

LAS SANITARIAS UCRANIANAS HABLAN

Noticias
Temperaturas bajo cero, cortes de electricidad y hostilidades. Así trabaja el personal sanitario desde hace casi un año en Ucrania.

© Médicos del Mundo

¿Cómo es el día a día de un centro de salud en la guerra de Ucrania, con temperaturas extremas y con cortes de electricidad? Temperaturas bajo cero, cortes de electricidad y hostilidades. Así trabaja el personal sanitario desde hace casi un año en Ucrania y a esta situación se enfrentan los y las pacientes cuando se sienten enfermos. Los frecuentes cortes de electricidad no solo dejan sin calefacción centros de salud y hospitales, sino que repercuten en el funcionamiento de muchos equipos médicos necesarios para el diagnóstico de pacientes: desde el analizador de hemoglobina glicosilada al cardiógrafo, los cortes de electricidad ocasionados por el conflicto afectan a personal sanitario y pacientes.

Hanna Mykolaivna, médica de familia y terapeuta de Médicos del Mundo

La doctora Hanna Mykolaivna, compañera de Médicos del Mundo, destaca que las pacientes más afectadas son aquellas que se enfrentan a procedimientos de salud sexual y reproductiva: la realización de exámenes, la toma de frotis, los exámenes de mamas realizados por la comadrona, etc son molestos a temperaturas extremas. 

Aunque la violencia no cesa, la salud debe seguir siendo lo primero. Las personas siguen acudiendo a consultas como las de este centro de salud donde trabaja Hanna, donde Médicos del Mundo pasa consulta, prescribe medicación y deriva a especialistas, en apoyo al sistema público de salud de Ucrania. Hoy, 26 personas han acudido a la consulta del equipo de apoyo médico de Médicos del Mundo, pero a veces sobrepasan la cuarentena. Mykolaivna apunta a las enfermedades cardiovasculares, diabetes y osteocondritis como las principales causas de mortalidad estos días, especialmente entre los pacientes de edad avanzada. En esta época del año, los índices de enfermedades estacionales son más elevados, sobre todo la bronquitis y el resfriado.

Nataliia Pohodina, psicóloga en la Unidad Móvil de Médicos del Mundo

La sensación de impotencia y agotamiento mental y emocional tras casi un año de guerra afecta a toda la población, desde menores, a personas adultas y ancianas. Esta grave situación que viven la ciudadanía va a dejar graves secuelas en sus vidas, por lo que para Médicos del Mundo es una prioridad trabajar en el programa de Salud Mental y Apoyo Psicosocial a lo largo y ancho del país.

Nataliia Pohodina, que trabaja como psicóloga desde hace 10 años y desde 2016 en servicios de urgencias, nos relata su trabajo en la ciudad de Irpin, cercana a Kiev, de la mano de Médicos del Mundo. La especialista relata que a la consulta acuden tanto hombres como mujeres en busca de apoyo. Destaca las personas que después de pasar un tiempo automedicándose con tranquilizantes, tienen problemas con el abuso de sustancias y se enfrentan a sus consecuencias.

Si las personas adultas necesitan ayuda, no menos los menores. La especialista hace hincapié en que la forma más eficaz de ayudarles es dotar a sus padres de herramientas para que utilicen para mejorar el estado mental de sus hijos. En primer lugar, relata, se intenta estabilizar el estado mental de los padres, y cuando su nivel de bienestar mejora, tienen recursos suficientes para ayudar a sus hijos.

Entre las demandas más frecuentes que se reciben en los servicios de atención psicológica también destacan aquellas peticiones relacionadas con divorcios o que tienen que ver con problemas en las relaciones.

Natalia Pohodina puntualiza que depende del estado general de salud de la persona y de su grado de adaptación social para que prospere el tratamiento. «Por término medio, se necesitan 8 consultas. Si una persona tiene enfermedades crónicas y comorbilidades (dos o más trastornos o enfermedades en la misma persona), la estabilización requerirá más tiempo. Un factor importante es también la motivación», señala.

La reciente intensificación de bombardeos, que ha provocado interrupciones en el suministro de electricidad, agua y calefacción, en la telefonía móvil y en la conexión a Internet, genera una sensación de impotencia y agotamiento mental y emocional.

También es muy importante que los profesionales de la psicología trabajen para combatir el estigma que aún existe en la sociedad respecto a la asistencia psicológica. Así, cooperan con atención primaria, que les deriva a pacientes en los casos en los que se necesitan los servicios de salud mental.

Luidmyla Mykolaivna, sanitaria en un centro de salud en Ucrania

Viajamos a una aldea lejana de Irpin con la sanitaria Luidmyla Mykolaivna. Hoy los vecinos y vecinas tienen la oportunidad de acudir a la cita con el equipo de la unidad móvil de Médicos del Mundo, formada por un médico, una comadrona, una enfermera y un psicólogo, una oportunidad para cuidar de la salud física y mental en estos tiempos difíciles, en los que no hay transporte a la ciudad más cercana, la conexión móvil y de internet está interrumpida debido a los frecuentes cortes de electricidad, y es difícil acceder a los medicamentos y servicios médicos a causa de la guerra.

El único centro sanitario de esta aldea con 1.100 personas es una pequeña unidad de asistencia sanitaria donde la atención corre a cargo de una sola trabajadora sanitaria, Luidmyla Mykolaivna. «Presto primeros auxilios, vacuno a personas adultas y menores contra las principales enfermedades y hago el seguimiento de los tratamientos prescritos por especialistas», explica.

En el pueblo tampoco hay farmacia, así que si la población necesita medicamentos se tiene que desplazar a una ciudad cercana, y como no hay transporte público, tienen que ir en su propio coche o alquilar uno, lo que supone gastos adicionales. En ocasiones, es la sanitaria quien se encarga de suministrar estas medicinas si ella viaja a la ciudad.

Luidmyla señala a la reducción de la gama de vacunas que puede administrar, debido a que algunas necesitan una cadena de frío para su almacenamiento que sólo se puede garantizar en grandes instalaciones sanitarias dotadas de generadores. Y hay algo que le genera mucha frustración: debido a las interrupciones de la conexión móvil, no siempre se puede prestar la ayuda necesaria a tiempo.

Por ello, Luidmyla Mykolaivna celebra el apoyo de la unidad móvil de Médicos del Mundo y colabora informando a la ciudadanía de cuándo prestamos servicios, al tiempo que se encarga de todos los preparativos en el centro de salud para que el equipo de la unidad móvil pueda trabajar con las mejores condiciones.

Hasta la fecha Médicos del Mundo España ha pasado más de 6.000 consultas psicológicas y más de 11.4000 sanitarias en toda Ucrania, llegando a más de 30.000 personas con atención directa. Gracias al apoyo de instituciones como la Diputación de Badajoz, hemos adquirido una nueva unidad móvil que nos permite pasar consulta en lugares recónditos como este.