Luchemos juntos por una atención médica universal
Noticias

Organizaciones humanitarias preocupadas por los recientes bombardeos en el este de Ucrania

Noticias
La comunidad humanitaria de Ucrania advertimos que las tensiones actuales podrían provocar un aumento drástico de las necesidades humanitarias.

© Médicos del Mundo

Hacemos un llamamiento a todas las partes del conflicto para que acuerden un alto el fuego duradero. En particular, pedimos a todas las partes que eviten las amenazas de ataques contra las escuelas, menores y profesorado, de acuerdo con la Declaración de Escuela Segura y el derecho humanitario.

Luhansk/Donetsk, Urcania, 18 de febrero de 2022.- Médicos del Mundo, junto a las organizaciones firmantes, que trabajamos en el Dombás, estamos profundamente preocupados por los recientes bombardeos a lo largo de la línea de contacto en las regiones de Donetsk y Luhansk, que han alcanzado a civiles e infraestructuras civiles esenciales en múltiples lugares. Menores, profesores de una guardería y una escuela, sus trabajadores, trabajadores humanitarios y los residentes de Stanytsia Luhanska, Vrubivka y otras zonas se encontraban muy cerca de los lugares atacados, expuestos a un grave riesgo. Algunos edificios residenciales y casas privadas sufrieron también daños colaterales por estos bombardeos.

Este no es un hecho aislado, ya que es la cruda realidad que la población de las regiones de Luhansk y Donetsk viven desde hace casi 9 años. Las organizaciones firmantes recordamos que mientras duren las hostilidades, todas las partes deben cumplir sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario, garantizando que los civiles y las infraestructuras civiles, especialmente las escuelas, los hospitales y los sistemas de abastecimiento de agua, estén protegidos de la violencia armada. Además es clave permitir el suministro rápido y sin obstáculos de la asistencia humanitaria a las poblaciones afectadas. El derecho a la vida es un derecho humano fundamental y cada vida humana tiene que ser protegida.

También hacemos un llamamiento a todas las partes del conflicto para que acuerden un alto el fuego duradero, ya que es la única manera de proteger a los civiles de la violencia y de otras violaciones de sus derechos. En particular, pedimos a todas las partes que eviten las amenazas de ataques contra las escuelas, menores y profesorado, de acuerdo con la Declaración de Escuela Segura y el derecho humanitario.

También nos preocupan los efectos de las tensiones actuales en el bienestar físico y mental de la población. La población de todas partes, tanto en las zonas controladas como en las no controladas por el Gobierno de Ucrania, está exhausta y agotada por las declaraciones oficiales de estos días y la información de los medios de comunicación. En su último discurso público sobre Ucrania, el Secretario General de la ONU hizo hincapié en que la diplomacia debe prevalecer y «no hay lugar para la retórica incendiaria«. Las declaraciones públicas deben tener como objetivo reducir las tensiones, no inflamarlas.

La comunidad humanitaria de Ucrania advertimos que las tensiones actuales podrían provocar un aumento drástico de las necesidades humanitarias. Con el conflicto armado en el este de Ucrania entrando en su noveno año, 2,9 millones de personas que viven a ambos lados de la línea de contacto siguen necesitando urgentemente ayuda humanitaria, mientras que el Plan de Respuesta Humanitaria sigue estando significativamente infrafinanciado, con solo un 4% de los 190 millones de dólares de financiación necesarios que se han recibido a día de hoy.

Los acontecimientos y riesgos actuales exigen un compromiso y una solidaridad aún mayores de la comunidad internacional con la población civil afectada. Los esfuerzos diplomáticos deben prevalecer sobre cualquier intensificación de la violencia armada ya existente en el este de Ucrania para evitar más sufrimiento humano.

Puedes apoyar económicamente nuestro trabajo a través de los siguientes canales:

Web: Haz una donación

Bizum: 33509

Transferencia bancaria: IBAN ES54 2100 4466 9902 0002 0000

Por teléfono:  902 286 286/ 91 567 86 01