Luchemos juntos por una atención médica universal
Noticias

Respuesta rápida y coordinada en Burkina Faso frente a la COVID-19

Noticias
Médicos del Mundo apoya a la población de Burkina Faso reforzando las capacidades del personal sanitario en cuanto a la prevención y control de la infección.

© Médicos del Mundo

19 de agosto de 2020.- La pandemia de la COVID-19 decretada por la Organización Mundial de la Salud el pasado 11 de marzo está agravando las condiciones de vida de millones de personas en todo el mundo. En aquellos países que ya atravesaban crisis humanitarias, desplazamientos de población debidas a conflictos o destrucción de sus infraestructuras de salud, el coronavirus es un factor añadido que resulta muy difícil afrontar.

Burkina Faso es uno de esos lugares del planeta. El país se enfrenta a una crisis humanitaria a gran escala, con altos niveles de inseguridad alimentaria, vulnerabilidad y cierre o capacidad limitada de los centros de salud. El 9 de marzo se identificó el primer caso de COVID-19 y poco después se aplicaron restricciones, como la prohibición de reunirse, toques de queda, limitación para los desplazamientos entre ciudades y cuarentenas inmediatas para las ciudades donde se había confirmado algún caso.

Es probable que estas restricciones tengan un impacto significativo en la situación socioeconómica de muchos hogares, ya que dificultan la actividad habitual y los medios de vida, por lo que repercutirá negativamente en la crisis existente. Actualmente, los desplazamientos internos superan el millón de personas (1.013.234).

Erell Chardon-Ouédraogo, coordinadora proyectos en Burkina Faso de Médicos del Mundo España, explica que gracias al apoyo del Start Fund Network -una red de organizaciones humanitarias muy ágil que permite actuar de urgencia en solo unos días- nuestros equipos han podido estar preparados en terreno muy rápidamente para participar en la respuesta contra la COVID-19 en zonas ya debilitadas por la crisis humanitaria que atraviesa el país desde 2019.

En este sentido, añade:

Médicos del Mundo se enfocó en apoyar el sistema de salud para acoger a la población, incluso a las centenas de miles de personas desplazadas internas que acoge la región Centro-Norte, con las medidas de protección adecuadas frente a la COVID-19: formación del personal y donación de material de higiene y prevención de infección.

«De manera más general y a medio plazo, nuestra intervención ha ayudado a reforzar las capacidades del personal sanitario de Burkina Faso en cuanto a la prevención y control de la infección, para contribuir a mejorar la atención sanitaria global para todos y todas”, concluye nuestra coordinadora de proyectos.

El Fondo Start COVID-19 -que se centra en las comunidades y geografías desatendidas, así como en la acción temprana y la anticipación- nos ha permitido a las organizaciones ACTED, Solidaridad Internacional, Médicos del Mundo y Oxfam, junto con la organización local ATAD, apoyar a las comunidades vulnerables con la distribución de 9.000 kits higiene para ayudar a prevenir la transmisión de la COVID-19. Hemos llevado a cabo asimismo actividades de sensibilización puerta a puerta sobre el coronavirus y su prevención.

En primer lugar, identificamos las zonas de mayor riesgo, por ejemplo, aquellas más densamente pobladas y de ellas, los hogares más vulnerables. Además, dotamos a las clínicas de salud de kits de control de infecciones y prevención, equipos de prevención y formación para unos 60 miembros del personal sanitario. Nos asociamos asimismo con ALIMA y Médicos Sin Fronteras (MSF) para apoyar conjuntamente a algunas clínicas en las que Médicos del Mundo Francia y España no estábamos presentes.

Durante las distribuciones se utilizaron equipos de protección individual para garantizar la seguridad de las comunidades y el personal, y los equipos cambiaron su enfoque de distribución debido a la prohibición de reunir a más de 50 personas. En lugar de distribuciones a gran escala, identificaron lugares alternativos y crearon múltiples franjas horarias al día para poder llegar a un número suficiente de personas en el mismo plazo, pero mediante distribuciones a menor escala. Las ONG que llevamos a cabo esta labor también tuvimos que buscar alternativas viables en lo que respecta a las adquisiciones, ya que conseguir el material necesario a granel era un reto, por lo que debimos hacerlo a través de lotes más pequeños procedentes de diversos proveedores.

Entre las medidas llevadas a cabo para la prevención y control de la pandemia en Burkina Faso está además la formación de agentes de salud. En total, pudimos formar a 174 personas para esta función en los dos meses que se prolongó este proyecto, entre el 11 de abril y el 10 de junio.

Hasta el momento, en Burkina Faso se han detectado un total de 1.285 casos positivos de COVID-19 y se han registrado un total de 55 fallecimientos por este virus.