Luchemos juntos por una atención médica universal
Informes de Médicos del Mundo a lo largo de los años.

Prostitución, violencia y derechos humanos. Informe alternativo sobre las vulneraciones de derechos de las mujeres en situación de prostitución producidas en Navarra

"Decir que las mujeres tienen derecho a venderse, es ocultar que los hombres tienen derechoa comprarlas", Françoise Héritier

Desde Médicos del Mundo, somos conscientes y valoramos de manera muy positiva todos aquellos avances que se han producido en la garantía de los derechos de las mujeres víctimas de violencia determinada por la prostitución. No obstante, persisten barreras que dificultan el acceso al ejercicio de los derechos de las mujeres prostituidas como víctimas de violencia. Por ello, y con el fin de contribuir a corregir los aspectos que hoy en día están presentando disfunciones que implican la persistencia de vulneraciones de derechos respecto a las mujeres prostituidas, este informe se centra en atender y resaltar de manera específica las vulneraciones que han sido identificadas.

Existe desinformación y desconocimiento generalizados por parte de las/los profesionales de la Administración Pública respecto a la inclusión de la prostitución como forma de violencia hacia las mujeres. Este hecho perjudica a todos los ámbitos de actuación y/o intervención de los organismos, recursos y servicios públicos, materializándose en las vulneraciones de derechos.

Con frecuencia, las/los profesionales no están formadas/os en materia de prostitución. Esta circunstancia condiciona la atención que reciben las mujeres prostituidas. Al respecto, la prevalencia de mitos sobre la prostitución, como la libre elección de esta, limita el acceso a los recursos existentes ya que muchas veces las mujeres prostituidas no son detectadas como víctimas de violencia.

La prostitución es una forma de violencia machista que tradicionalmente ha sido normalizada, tanto por las propias mujeres (por supervivencia) como por las/los profesionales.

Hacen falta campañas de prevención y sensibilización a la sociedad para incidir en que la prostitución es una de las manifestaciones de la violencia hacia las mujeres y visibilizarla como tal. En el mismo sentido, deben promoverse actos de reparación colectiva a nivel institucional para el conjunto de las mujeres prostituidas.

Se precisa una estrategia de detección, actuación y derivación específica para mujeres en situación de prostitución acorde a su consideración como violencia machista y reforzar la acreditación de las mujeres prostituidas como víctimas de violencia.