Luchemos juntos por una atención médica universal
Revistas de Médicos del Mundo a lo largo de los años

Revista de Médicos del Mundo nº 57 Junio 2024 Seguimos trabajando por Gaza

Sumario
04 INFORME FINANCIERO 2023 EN CIFRAS
06 EN PORTADA SEGUIMOS TRABAJANDO POR GAZA
08 NUESTROS PROYECTOS AQUÍ Y ALLÍ EXCLUSIÓN SANITARIA EN MADRID /
¿SIRIA ESTÁ EN GUERRA?
10 OPINIÓN RUANDA: LECCIONES APRENDIDAS
11 ENTREVISTA SALVI ROS
12 DESDE MI VENTANA EN FREETOWN
14 PREMIO INTERNACIONAL LUIS VALTUEÑA
15 HERENCIAS Y LEGADOS
14 ¿CÓMO EXPLICARÍAS LA GUERRA A UN NIÑO?

No es tan cierto que se aprenda de la historia

Sería esperanzador que este editorial quedara desfasado en el momento de su publicación; y se pudiera saber que, ahora, las bombas ya no caen sobre la devastada franja de Gaza; que ayer ya no hubo recuento de muertes; que el sueño de las niñas y de los niños gazatíes no ha sido roto por el estruendo y el temblor; que la barbarie se ha detenido; que las máquinas de guerra se han retirado; que la gente sale del refugio, mira a su alrededor, contempla, llora, grita y, movida por la pulsión de vivir, se empieza a organizar; que la ayuda humanitaria está entrando, ahora sí, en la franja; que nuestra gente de Gaza, con la moral herida y el ánimo maltrecho, ha podido remontar y volver a trabajar; que Médicos del Mundo y otras organizaciones humanitarias se están desplegando -ordenada y eficazmente- entre los restos del desastre provocado; que el miedo y el terror han dejado sitio al coraje de vivir, para volver a empezar.

Durante 80 años la población palestina ha estado consumida por la desvalorización, prisionera, sometida, dispersada, progresivamente ahogada y, ahora, acorralada y aplastada por una fuerza militar desigual e inhumana.

Nuestro sentimiento de frustración e impotencia es internacionalmente compartido, pero verán pronto la expresión efectiva de nuestra solidaridad.

Ojalá ese día hubiera sido ayer, a pesar de que nada volverá a ser igual, porque la huella de la violencia -brutal e injusta quedará, y Gaza será una dolorosa e indeleble herida abierta en la historia contemporánea.

Pero presumimos que no es tan cierto que se aprenda de la historia; porque, si así fuera, la experiencia de Ruanda, 30 años atrás, hubiera sido suficiente para detener la criminal agresión en Palestina.

Recordamos ahora el genocidio de Ruanda: meses de terror consecuencia del odio cocinado durante décadas de domino colonial, y precipitado en unos pocos años por la codicia y el control de los recursos a través de esa “cosa” que
hemos normalizado como geopolítica. Geopolítica que convierte a los territorios en cuadrículas de un tablero; a los gobiernos, a los ejércitos y a las guerrillas locales en peones que hay que mover y sacrificar; y a las poblaciones en
daños colaterales.

Esa es la historia reciente de Ruanda, un Estado aparentemente restablecido, artificialmente sostenido por la ayuda
exterior, y del que valiosos recursos naturales son canalizados al mercado internacional por grandes empresas
multinacionales.

Sobre el genocidio de Ruanda ni el Tribunal Penal Internacional (TPI), maniatado por los plazos y las injerencias de la “diplomacia” internacional, ni la justicia popular, las “gacacas”, han sido capaces de llegar hasta el final.

Lo ocurrido después de 1994 ha quedado fuera de la competencia del TPI y así ha sucedido con crímenes como los sufridos sobre Flors, Luis y Manuel, nuestros cooperantes asesinados años después del genocidio, cuando atendían
a población refugiada.

Sobre Ruanda se ha dicho que ha habido un antes y un después, sobre Palestina se dice lo mismo; pero ni en Ruanda ni en Palestina el antes ha servido para evitar la catástrofe humanitaria; y sobre el después, ya se verá, porque la memoria se tiñe del color de la parte vencedora, la verdad queda oculta y la justicia, aplazada durante décadas, ya no será justicia.

Pero nuestro testimonio, nuestra lucha contra la injusticia y por el derecho a la salud no claudicarán: impregnan hasta la raíz de nuestra razón de ser.

Pepe Fernánndez, presidente de Médicos del Mundo

Portada revista de Junio 2024