Dona

Ucrania

Fotografía: Edmée Van Rijn
Personas afectadas por el conflicto en Ucrania

Ucrania

Emergencia
44.800.000
Población

Habitantes

35,4
Personal médico

Por cada 10.000 habitantes

8,1
Mortalidad infantil

Por cada 1.000 nacimientos

Contexto humanitario

Desde que comenzó el conflicto en el año 2014, el gobierno de Ucrania puso en marcha un rígido sistema de control fronterizo que desde entonces ha restringido la libertad de movimiento de la población entre zonas controladas y no controladas por el gobierno (GCA y NGCA). En las zonas no controladas por el gobierno, las autoridades de facto también han impuesto restricciones al movimiento de mercancías. Desde principios de 2017, se han registrado más de 6 millones de movimientos registrados en esta línea fronteriza también llamada “línea de contacto”. Sin embargo, solo hay cinco puntos de control de entrada / salida (EECP), y el único en la región de Luhansk es peatonal. Además, las instalaciones en EECP son pobres. Las personas tienen que esperar largas colas (generalmente durante varias horas, llegando a veces hasta 32) con poco acceso a refugio, atención médica y comida, a veces en condiciones de frío o extremadamente calurosas. Estas restricciones obstaculizan, entre otras cosas, el acceso a la atención médica, la recepción de beneficios sociales y la obtención de documentación civil. También afectan en gran medida a la inseguridad alimentaria (los niveles han aumentado considerablemente durante el año pasado, existiendo actualmente alrededor de 1,2 millones de personas con inseguridad alimentaria en el este de Ucrania) y las oportunidades de subsistencia de la población afectada por el conflicto.

Qué hacemos

Desde mayo de 2017, junto a otras organizaciones internacionales como People in Need (PIN), Action Contre La Faim (ACF) y ACTED, en asociación con IMPACT Initiatives, lanzarmos un nuevo proyecto en consorcio llamado ACCESS, con el objetivo de proporcionar asistencia humanitaria a las poblaciones afectadas por el conflicto en el este de Ucrania. El proyecto, financiado por la Comisión Europea, pretende capitalizar la experiencia técnica respectiva de cada organización en diversos sectores y mejorar aún más la respuesta de socorro a través de una mejor coordinación y sinergia. ACCESS proporciona asistencia a 163.775 personas que viven en las regiones afectadas por el conflicto en Ucrania.

Concretamente, las actividades que nuestra organización está llevando a cabo sobre el terreno en estos momentos son: 

Área de salud

  • Consultas de atención primaria de salud y dispensación de medicación gratuita.
  • Fortalecimiento del sistema de referencia médica y provisión de efectivo condicional para gastos de derivación médica a personas vulnerables a lo largo de la línea de contacto (línea fronteriza).
  • Suministro de capacitaciones especializadas para personal sanitario y no sanitario
  • Donación de insumos y equipo médico.

Área de salud mental y apoyo psicosocial

  • Apoyo psicológico y psicosocial a través de consultas individuales o grupales en comunidades afectadas por el conflicto
  • Sesiones de sensibilización sobre las diferentes consecuencias de la guerra y los estados de posguerra relacionados con la crisis para las personas desplazadas internas y las comunidades de acogida. 
  • Apoyo a mujeres embarazadas, mujeres lactantes y niños y niñas menores de 2 años en espacios amigables para bebés. 
  • Mejora de las prácticas de cuidado para la infancia.

 

Una doctora y una anciana paciente se dirigen a la clínica de Médicos del Mundo en Luhansk
Una doctora y una anciana paciente se dirigen a la clínica de Médicos del Mundo en Luhansk
  • fotografía de Valentyna Borysivna

    Valentyna Borysivna

    "Tengo dolor en las articulaciones, por lo que le tengo que pedir a nuestra enfermera local, Lena, que me inyecte. Además de mis articulaciones, no camino bien y necesito una operación en una de las venas de mi pierna. A veces, ni siquiera puedo ponerme de pie. Y ayer tuve mucho dolor en mi espalda. Aquí, cuando estás enferma, no sabes cuál es la causa. Mi cirujano trabaja en Carbonit , un sitio de extracción de carbón en la ciudad de Zolote que tiene un hospital.  Me ha aconsejado que haga la operación, pero cuesta mucho dinero, ¿de dónde lo obtendré? Pero sé que debería hacerlo. Para mí, las inyecciones y tabletas son muy caras, pero las necesito. Si mi vena explota, será como una fuente de sangre. Estoy tan preocupada por eso. Mi vida es imposible sin las inyecciones. Y todo está conectado al dinero."

    Valentyna Borysivna
  • Katuninan Galina en una imagen

    Katuninan Galina

    "He estado viviendo en este pueblo, Zolote, durante 37 años. En septiembre, un proyectil destrozó mi casa. Alguien que nunca ha estado en una situación como esa podrá entender qué se siente. Después del suceso, no pude hablar durante más de dos meses. Recibí algunos consejos de rehabilitación en Popasnaya, en el dispensario psico-neurológico. Posteriormente, comencé a trabajar para que mi aldea abriera una estación paramédica. Literalmente la construimos nosotras mismas, después de recolectar una pequeña cantidad de cada persona del pueblo para materiales de construcción. En nuestro pueblo hay muchas personas ancianas y enfermas que ni siquiera pueden salir casa. La cuantía de las pensiones son ridículas: la gente no puede comprar ni siquiera el pan. Tengo diabetes y necesito mis inyecciones de insulina para seguir con vida. Estamos muy agradecidas de que Médicos del Mundo nos proporcione medicamentos y atención médica."

    Katuninan Galina
  • Alexandra y Volodymyr Nikitchenko en una fotografía reciente

    Alexandra y Volodymyr Nikitchenko

    "Venimos a clínica móvil porque tenemos una enfermedad cardíaca y estamos sufriendo mucho. No hay personal médico en el pueblo y podríamos recaer en cualquier momento. Tenemos sensación de abandono y pérdida. La ayuda humanitaria se distribuye tan mal... ni siquiera sabemos cuándo llegará. Deberían distribuirla usando listas de residentes en la aldea, lo que podría demostrar quién realmente la necesita. El hospital de la ciudad de Stanitsia-Luhanska está a 30 kilómetros de la aldea de Herasimovka y no hay otras alternativas aquí. No siempre es posible esperar; podemos morir incluso mientras intentamos comunicarnos con algún vecino o vecina para pedir ayuda. En Herasimovka tampoco hay teléfonos estacionarios y las redes móviles que tenemos aquí tienen muy mala cobertura. Vivimos en la parte más baja del pueblo y allí la señal solo llega muy débil."

    Alexandra y Volodymyr Nikitchenko
  • Nadezhda Korbut sufre los efectos de la crisis en Ucrania

    Nadezhda Korbut

    "No desearía mi situación a nadie. Tengo 83 años y vivo con mi hijo discapacitadoz. No puedo viajar a Lugansk para visitar la tumba de un hijo que tengo enterrado allí. Debido a la situación que estamos viviendo, ni las tumbas se pueden visitar. Padezco de hipertensión y me duele la cabeza con frecuencia. Trabajé mucho desde muy joven. Dios me dio una buena salud y todavía trabajo en casa y en el jardín. Durante 10 años he estado viviendo y cuidando a 4 hermanos y hermanas, porque mis padres salieron y me dejaron sola. No tenemos constumbre de quejarnos.  Aquí, hacemos un poco de todo: gcuidamos las gallinas, nuestro propio jardín, etc...Necesitaríamos disponer de personal médico de forma permanente Es bueno que la clínica móvil esté aquí hoy, pero mañana podría enfermar y tendría que esperar una semana hasta que vuelva a visitarnos. Por ello nos automedicamos y si una píldora no ayuda, simplemente tomamos otra."

    Nadezhda Korbut

Vuestro apoyo