Dona

Ucrania

Fotografía: Médicos del Mundo Ucrania
Persona mayor afectada por el conflicto en Ucrania

Ucrania

Emergencia
44.200.000
Población

Habitantes

30
Personal médico

Por cada 10.000 habitantes

9,1
Mortalidad infantil

Por cada 1.000 nacimientos

Contexto humanitario

Desde que estalló la pandemia por el covid-19, en Ucrania se trabaja en el refuerzo del sistema público de salud, desplazando las unidades móviles a aquellas zonas en conflicto donde los centros de salud han sido dañados o no cuentan con suficiente personal sanitario. Estas unidades prestan servicios de atención primaria, salud sexual y reproductiva, salud mental y apoyo psicosocial y donación de medicamentos. Varios centros de salud, tanto en la zona controlada como en la no controlada por el gobierno, han sido apoyados en la renovación de los equipos médicos básicos. 

 

Se han suspendido las actividades de los equipos móviles debido a las restricciones de movimiento impuestas por las autoridades. Sin embargo, se han adaptado las modalidades de intervención para seguir dando apoyo, formación y sensibilización en remoto. Las actividades de apoyo psicosocial se han adaptado a la crisis actual y el personal sanitario tiene acceso a un servicio gratuito de apoyo psicosocial. MdM lidera además un proyecto de seguimiento de contactos en una zona afectada por el conflicto, y ha garantizado el abastecimiento de equipos de protección personal tanto en la zona controlada por el gobierno como en la no controlada. 

 

En 2019 se cumplieron cinco años del comienzo del conflicto en el este de Ucrania y no hay una solución inmediata a la vista. Se estima que un total de 5,2 millones de personas están afectadas por el conflicto, de las cuales el 30% son personas mayores, la emergencia con mayor porcentaje de personas mayores afectadas del mundo. La línea de contacto, que divide las regiones de Donetsk y Luhansk a lo largo de 427 kilómetros, supone una barrera que impide que miles de personas accedan a servicios esenciales de salud, educación, bancos y comercios.

 

Grandes extensiones de terreno están plagadas de minas y explosivos no detonados, que convierten a Ucrania en el país del mundo con más incidentes relacionados con estos explosivos.

 

Aproximadamente 1,5 millones de personas se han visto obligadas a desplazarse a otras zonas del país, principalmente hacia la zona controlada por el Gobierno (ZCG). El acceso a la zona no controlada por el Gobierno (ZNCG) y a lo largo de la línea de contacto es limitada debido a la situación política, de inseguridad y a dificultades logísticas. Existen sólo cinco pasos oficiales para cruzar de un lado al otro, y solo hay uno en Luhansk, que es usado mayoritariamente por personas mayores de 60 años que cruzan para cobrar sus pensiones y comprar medicinas cada mes, haciendo largas colas a la intemperie.

 

En los centros sanitarios en la línea de contacto hay falta de medicamentos, sufren frecuentes cortes eléctricos y de agua. Los centros sanitarios de nivel secundario y terciario de las regiones de Luhansk y Donetsk han quedado aislados en la ZNCG, lo cual obliga a la población a recorrer grandes distancias para acudir a centros en otras regiones. Tanto en la ZNCG como en la línea de contacto hace falta personal sanitario, ya que una parte importante se ha visto obligado a desplazarse a otras zonas más seguras. Esto ha afectado tanto a la oferta -ya que algunos centros han tenido que cerrarse- como a la calidad de los servicios prestados. La falta de equipos médicos en los centros sanitarios en ambas zonas aumenta también el riesgo de transmisión de infecciones nosocomiales, como hepatitis B y C.

 

Los frecuentes cortes de agua, unidos a bajas tasas de inmunización, han provocado un aumento de la prevalencia de enfermedades transmisibles como la tuberculosis, que es altamente endémica en el país. El sector más afectado es el de las personas mayores, que suelen sufrir problemas de movilidad y enfermedades crónicas y en muchos casos no tienen acceso al tratamiento adecuado. Además, las duras condiciones invernales en Ucrania, unidas a los cortes de electricidad y calefacción -especialmente para aquellos que no disponen de cobijo o calefacción- aumentan el riesgo de enfermedades respiratorias e hipotermia.

 

Qué hacemos

Las actividades que nuestra organización está llevando a cabo son: 

En el Área de salud

  • Consultas de atención primaria de salud y dispensación de medicación gratuita
  • Fortalecimiento del sistema de referencia médica y provisión de efectivo condicional para gastos de derivación médica a personas vulnerables a lo largo de la línea de contacto (línea fronteriza)
  • Suministro de capacitaciones especializadas para personal sanitario y no sanitario
  • Donación de insumos y equipo médico

 

En el Área de salud mental y apoyo psicosocial

  • Apoyo psicológico y psicosocial a través de consultas individuales o grupales en comunidades afectadas por el conflicto
  • Sesiones de sensibilización sobre las diferentes consecuencias de la guerra y los estados de posguerra relacionados con la crisis para las personas desplazadas internas y las comunidades de acogida
  • Apoyo a mujeres embarazadas, mujeres lactantes y niños y niñas menores de 2 años en espacios amigables para bebés
  • Mejora de las prácticas de cuidado para la infancia

 

Socio local

Ministerio de Salud de Ucrania

 

Entidades financiadoras

ECHO (en consorcio con las ONG People in Need de la República Checa, Agence d'Aide à la Coopération Technique et au Développement (ACTED) de Francia, Forum de Ucrania), German Federal Foreign Office,  Ukrainian Humanitarian Fund (OCHA).

 

Proyectos en curso

Asistencia humanitaria multisectorial a la población afectada por el conflicto en el Este de Ucrania. ACCESS III Duración: 1 de mayo de 2019 – 31 de julio de 2020. Población beneficiaria directa 123.748 personas. Presupuesto:  1.362.652 euros. 

 

Mejora del acceso a la atención primaria de la población afectada por el conflicto en la región de Donbass, Este del país. Duración: del 1 de octubre 2018 al 31 de diciembre 2020. Población destinataria directa: 34.108 personas. Presupuesto: 904.000 euros. En colaboración con Médicos del Mundo Alemania.

 

Mejora del acceso a los servicios sociales y de atención de la salud esenciales para los ancianos, las personas con discapacidad, las personas sin hogar y las personas que padecen trastornos mentales mediante el suministro de equipo médico y productos no médicos en las zonas no controladas por el Gobierno (NGCA) de Luhansk Presupuesto: 419.500 USD / 385.651 euros. Duración: 24 de febrero de 2020 - 23 de febrero de 2021. Entidad financiera: Fondo Humanitario de Ucrania  (OCHA).  Entidad finaniciera: (OCHA) .

 

EN 2019

  • se ha reforzado el sistema público de salud, llegando con las unidades móviles a aquellas zonas en conflicto donde los centros de salud han sido dañados o no cuentan con suficiente personal sanitario.

 

Puedes acceder a información más amplia sobre nuestro trabajo en Ucrania a través de nuestra Memoria Institucional 2019. 

 

  • fotografía de Valentyna Borysivna

    Valentyna Borysivna

    "Tengo dolor en las articulaciones, por lo que le tengo que pedir a nuestra enfermera local, Lena, que me inyecte. Además de mis articulaciones, no camino bien y necesito una operación en una de las venas de mi pierna. A veces, ni siquiera puedo ponerme de pie. Y ayer tuve mucho dolor en mi espalda. Aquí, cuando estás enferma, no sabes cuál es la causa. Mi cirujano trabaja en Carbonit , un sitio de extracción de carbón en la ciudad de Zolote que tiene un hospital.  Me ha aconsejado que haga la operación, pero cuesta mucho dinero, ¿de dónde lo obtendré? Pero sé que debería hacerlo. Para mí, las inyecciones y tabletas son muy caras, pero las necesito. Si mi vena explota, será como una fuente de sangre. Estoy tan preocupada por eso. Mi vida es imposible sin las inyecciones. Y todo está conectado al dinero."

    Valentyna Borysivna
  • Katuninan Galina en una imagen

    Katuninan Galina

    "He estado viviendo en este pueblo, Zolote, durante 37 años. En septiembre, un proyectil destrozó mi casa. Alguien que nunca ha estado en una situación como esa podrá entender qué se siente. Después del suceso, no pude hablar durante más de dos meses. Recibí algunos consejos de rehabilitación en Popasnaya, en el dispensario psico-neurológico. Posteriormente, comencé a trabajar para que mi aldea abriera una estación paramédica. Literalmente la construimos nosotras mismas, después de recolectar una pequeña cantidad de cada persona del pueblo para materiales de construcción. En nuestro pueblo hay muchas personas ancianas y enfermas que ni siquiera pueden salir casa. La cuantía de las pensiones son ridículas: la gente no puede comprar ni siquiera el pan. Tengo diabetes y necesito mis inyecciones de insulina para seguir con vida. Estamos muy agradecidas de que Médicos del Mundo nos proporcione medicamentos y atención médica."

    Katuninan Galina
  • Alexandra y Volodymyr Nikitchenko en una fotografía reciente

    Alexandra y Volodymyr Nikitchenko

    "Venimos a clínica móvil porque tenemos una enfermedad cardíaca y estamos sufriendo mucho. No hay personal médico en el pueblo y podríamos recaer en cualquier momento. Tenemos sensación de abandono y pérdida. La ayuda humanitaria se distribuye tan mal... ni siquiera sabemos cuándo llegará. Deberían distribuirla usando listas de residentes en la aldea, lo que podría demostrar quién realmente la necesita. El hospital de la ciudad de Stanitsia-Luhanska está a 30 kilómetros de la aldea de Herasimovka y no hay otras alternativas aquí. No siempre es posible esperar; podemos morir incluso mientras intentamos comunicarnos con algún vecino o vecina para pedir ayuda. En Herasimovka tampoco hay teléfonos estacionarios y las redes móviles que tenemos aquí tienen muy mala cobertura. Vivimos en la parte más baja del pueblo y allí la señal solo llega muy débil."

    Alexandra y Volodymyr Nikitchenko
  • Nadezhda Korbut sufre los efectos de la crisis en Ucrania

    Nadezhda Korbut

    "No desearía mi situación a nadie. Tengo 83 años y vivo con mi hijo discapacitado. No puedo viajar a Lugansk para visitar la tumba de un hijo que tengo enterrado allí. Debido a la situación que estamos viviendo, ni las tumbas se pueden visitar. Padezco de hipertensión y me duele la cabeza con frecuencia. Trabajé mucho desde muy joven. Todavía trabajo en casa y en el jardín. Durante 10 años he estado viviendo y cuidando a 4 hermanos y hermanas, porque mis padres salieron y me dejaron sola. No tenemos constumbre de quejarnos. Necesitaríamos disponer de personal médico de forma permanente. Es bueno que la clínica móvil esté aquí hoy, pero mañana podría enfermar y tendría que esperar una semana hasta que vuelva a visitarnos. Por ello, tenemos que automedicarnos".

    Nadezhda Korbut

Vuestro apoyo