Dona

Siria

Fotografía: Médicos del Mundo

Siria

Emergencia

Contexto humanitario

Tras diez años de guerra, la situación humanitaria en Siria sigue deteriorándose cada vez más. Se estima que alrededor de 13,4 millones de personas necesitan ayuda humanitaria y protección, lo que supone un aumento del 20% en el último año. La disminución del poder adquisitivo debido al desplome de la moneda siria, la pérdida de medios de vida, la creciente inseguridad alimentaria, el acceso limitado a servicios básicos de salud, agua, saneamiento, higiene, educación, nutrición, protección y alojamiento así como los efectos de la pandemia del covid-19 han contribuido a este aumento. Más del 80% de la población vive por debajo de la línea de la pobreza. 

 

El contexto político-militar sigue muy volátil e inestable. Una escalada repentina de violencia en el noreste de Siria a finales de 2019 generó nuevas olas de desplazamientos y alteró durante varios meses el acceso de la población civil a la ayuda humanitaria esencial. El acceso sigue todavía muy limitado en algunas zonas del país.   

 

El sistema público de salud se ha visto severamente afectado con la destrucción de las infraestructuras, la salida del país de un gran número de profesionales de la salud, los problemas de acceso debido a la inseguridad o los desplazamientos masivos de la población afectada. Sólo el 58% de los hospitales y el 53% de los centros de atención primaria funcionan en Siria. A esto se ha sumado la pandemia del covid-19, que ha hecho que los ya escasos recursos se derivasen a la respuesta, debilitando aún más los servicios existentes, principalmente la atención materno infantil y de enfermedades no transmisibles. 

 

El riesgo de epidemia de enfermedades diarreicas, fiebre tifoidea, hepatitis A, polio, sarampión y otras enfermedades prevenibles mediante vacunas ha aumentado junto al número de personas con patologías mortales o enfermedades crónicas que tienen además un mayor riesgo de mortalidad o de tener complicaciones. 

 

En febrero de 2021, había más de 44.000 casos confirmados de covid-19 en Siria, siendo los trabajadores sanitarios uno de los grupos más afectados (6% del total). 

 

Las continuas crisis continúan impactando el bienestar mental de la población afectada, especialmente de los más jóvenes: el 42% de los hogares registran pesadillas nocturnas, tristeza prolongada y ansiedad entre niños y niñas. 

 

Se trabaja en la reconstrucción del sistema público de salud para asegurar el acceso a la atención primaria, incluyendo salud sexual y reproductiva y salud mental y apoyo psicosocial, en 12 centros en Siria. Se ha puesto en marcha un equipo móvil para atender a personas desplazadas que viven en alojamientos colectivos. Los agentes comunitarios trabajan con las estructuras comunitarias existentes y realizan visitas a domicilio realizando tareas de educación para la salud y el bienestar psicosocial. Identifican y derivan casos, tanto a los centros de atención primaria como a otros servicios existentes. 

 

En cuanto a la respuesta al covid-19, se han donado kits PCR y dado soporte logístico para el transporte de muestras al laboratorio central. También se ha apoyado a un equipo de respuesta rápida. Todos los centros con los que se trabaja han sido adaptados con los protocolos correspondientes para reducir el riesgo de transmisión y la gestión de casos sospechosos, y el personal es continuamente formado en las recomendaciones de la OMS sobre el covid-19. 

Qué hacemos

En Médicos del Mundo la población a la que apoyamos directamente es de 145.311 personas, e indirectamente 678.600 personas.

 

Las entidades financiadoras son: Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID), Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (SDC), Ayuntamiento de Barcelona, Ayuntamiento (Mairie) de París, ECHO, Sternstunden  Wir helfen Kindern, Fundación Tzu Chi, Global Affairs Canadá (Gobierno de Canadá), German Federal Foreign Office.

 

Si lo deseas, puedes apoyar nuestro trabajo en Siria realizando una donación.

 

Vuestro apoyo