Dona

Hablemos del viaje: el momento clave para evitar la mutilación genital de las niñas

Fotografía: Mar Oliver

Hablemos del viaje: el momento clave para evitar la mutilación genital de las niñas

El 6 de febrero se celebra el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina ¿Sabías que los viajes de vacaciones desde España a los países de origen de la familia son el momento de mayor riesgo para las niñas de sufrir la mutilación de sus genitales? Es este vídeo que os mostramos explicamos a las familias de origen africano como proteger a sus hijas 
Esencial

A veces, el pasaporte, los billetes de avión y el equipaje no son suficientes para viajar. Falta una cosa más: el compromiso preventivo por el que las familias se comprometen a no mutilar a sus hijas en sus países de origen. Un paso más para la erradicación de la mutilación genital femenina, sí, también en España. 

¿En España siguen dándose esas prácticas en contra de los derechos de la mujer? En 2021, más de 15.500 niñas de entre 0 y 14 años procedentes de países donde se practica la ablación –la mayoría de ellas de nacionalidad española- corren riesgo de iniciar un viaje en el que arranquen su clítoris y cosan su derecho a ser mujer, según el último informe de la Delegación del Gobierno contra la violencia de género "La mutilación genital femenina en España". Estas familias, sometidas a una fuerte presión social y familiar para cumplir sus prácticas culturales, inician un viaje que en muchas ocasiones termina amputando la integridad de las menores. 

Por eso, antes de llegar a ese viaje, hay toda una maquinaria puesta en marcha para evitarla. De hecho, de las más de 15.500 niñas mencionadas, se estima que algo más de 3.600 están en riesgo inminente de sufrirla. Barcelona es la provincia con el número de niñas en riesgo más elevado; con 746,14 niñas, le sigue Girona (504,025) y Madrid (335,065)1.  Pero en nuestra organización lo tenemos claro, una sola niña es un precio muy alto que pagamos como sociedad, y hay que trabajar por evitarlo. 

¿Cómo lo hacemos? Con mucha formación, trabajo en red con instituciones y organizaciones y con un documento que salva a muchas niñas del corte: el compromiso preventivo. Este papel mágico es una herramienta de prevención de la mutilación genital femenina, un documento preventivo en el que la familia se compromete a no mutilar a su hija durante la estancia en su país de origen y, al regreso del viaje, permitir que la pediatra revise a la menor para comprobar que no ha sufrido esta práctica. Con este documento se informa de los riesgos que puede tener en su hija una actuación así, las consecuencias psicológicas y para la salud, y lo que puede conllevar jurídicamente: es un delito de lesiones (6-12 años de cárcel) y se le puede quitar la patria potestad a la familia. 

El compromiso preventivo permite al profesional sociosanitario trabajar con las familias la decisión de mutilar a sus niñas y ayudar así a su prevención

El compromiso preventivo permite además al personal profesional sociosanitario trabajar con las familias la decisión de mutilar a sus niñas y ayudar así a prevenirlo. Una de las cuestiones claves para ellas es responder a la presión familiar para hacerlo. En este caso, ayuda a los padres a argumentar a sus familias en los países de origen su oposición a la práctica, señalando que con la firma de este documento se han comprometido a proteger a sus hijas y a volver al país de acogida sin haberle practicado la MGF, y que, si no cumplen, tendrán problemas con la ley. Tener un documento en el que ampararse ayuda a los padres a explicar su decisión en sociedades donde el sentido de la comunidad y de pertenencia es muy importante. 

En Médicos del Mundo hemos creado materiales divulgativos para orientar al personal sanitario y de servicios sociales, que no recibe formación alguna en sus estudios sobre cómo afrontar esta práctica. Como este vídeo: (insertar vídeo en página web) 

 

Más salud pública para proteger a las niñas 

¿Y qué sucede con las mujeres que han sido mutiladas y viven en España? Alentamos a las instituciones a dejar de ignorar este problema. Necesitamos servicios especializados que las atiendan y que estos servicios (ginecólogas, sexólogas, psicólogas) estén integrados en el servicio público de salud. Que el acceso a recursos sanitarios de calidad se adapte a las necesidades específicas de estas mujeres es clave para la integración de una comunidad en una sociedad cada vez más diversa. 

Actualmente, 12 comunidades autónomas y numerosos municipios cuentan con protocolos o guías de actuación ante la mutilación, que complementan el protocolo estatal aprobado por el Ministerio de Sanidad en 2015. Esta norma, instrumento de referencia para la prevención y actuación ante la MGF, proporciona pautas de intervención ante la mutilación, pero se limita al ámbito sanitario. Para ser efectivos hay que involucrar a toda la sociedad: desde el ámbito familiar, al sanitario, pasando por el educativo. Todos los profesionales de esta cadena tienen que conocer y aplicar los protocolos de actuación contra la mutilación, o por el camino seguiremos perdiendo derechos de niñas y mujeres, siendo cómplices de la violencia de género. 

 

La covid agrava la situación de estas niñas 

La mutilación genital femenina está extendida en 30 países de África Subsahariana, Oriente Próximo y Asia. La Organización Mundial de la Salud estima que hay más de 200 millones de mujeres que han sido sometidas a la mutilación en el mundo. En 2020, la pandemia de covid-19 ha afectado de manera muy negativa a mujeres y niñas: el Fondo de Población estima que las interrupciones en los programas de prevención podrían derivar a lo largo del próximo decenio en 2 millones de casos de mutilación genital femenina que, de otro modo, se podrían haber evitado. 

En Médicos del Mundo contamos con el papel de nuestras compañeras mediadoras en numerosas ciudades de España: mujeres, generalmente de origen subsahariano afincadas en España, que construyen el puente entre las tradiciones más arraigadas de sus comunidades de origen y el marco social y legislativo de nuestro país, con el fin además de que la comunidad migrante viva más integrada. Además, desde finales de 2020 hemos abierto en la Comunidad de Madrid un espacio para la reconstrucción sexual y psicológica de las víctimas de mutilación genital femenina (MGF). También trabajamos con unidades de atención integral a la violencia de género en países como Mauritania y Senegal. 

En este enlace encontrarás las actividades que realizamos este año en toda España para movilizar e informar sobre la mutilación genital femenina y su prevención.