Dona

ONG exigimos que se respeten los derechos humanos en Ucrania

Fotografía: Olmo Calvo / Médicos del Mundo

ONG exigimos que se respeten los derechos humanos en Ucrania

Nosotros, las organizaciones humanitarias abajo firmantes, estamos conmocionados y perturbados por el nivel de necesidades humanitarias y las muertes masivas de civiles. Así como las bajas y la violencia sexual contra las mujeres y las niñas presenciadas en diferentes regiones de Ucrania.
Esencial

Médicos del Mundo -junto a otras doce ONG humanitarias- se unen para expresar su conmoción por las muertes masivas de civiles y denunciar el aumento de necesidades humanitarias en el país.

Tomar como objetivo zonas densamente pobladas y privar colectivamente a los civiles de su derecho a acceder a las necesidades básicas, a los servicios esenciales, a la asistencia humanitaria, a la protección y a la evacuación segura, así como atacar objetos civiles como hospitales, instituciones de enseñanza y edificios residenciales, son violaciones flagrantes del Derecho Internacional Humanitario.

Como organizaciones humanitarias que siguen los principios de neutralidad, independencia e imparcialidad, estamos seriamente preocupados por las hostilidades en curso y por los infructuosos esfuerzos de la comunidad internacional para negociar y asegurar un alto el fuego. El cese de las hostilidades es urgentemente necesario para detener la matanza de civiles y el sufrimiento de la población de Ucrania. Seguimos de cerca las negociaciones de alto nivel en curso dirigidas por la ONU y exigimos que tengan un resultado positivo en la situación humanitaria sobre el terreno.

Nada puede justificar el continuo sufrimiento de los civiles, especialmente de la infancia, las mujeres, las personas mayores y las personas con discapacidad en Bucha, Irpin, Hostomel, Borodianka, Mariupol y en otras regiones de Ucrania. Todas las partes del conflicto deben cumplir sus obligaciones internacionales, entre ellas la de no atacar a los civiles ni a las infraestructuras públicas vitales, como hospitales, escuelas y suministros de agua y electricidad. Todas las partes del conflicto no deben tolerar en sus filas la violencia sexual. Estas graves violaciones podrían constituir crímenes de guerra.   

"Nunca olvidaré el día que intenté salir de Irpin. Estaba fuera cuando el coche de mi vecino fue bombardeado. El padre murió, y la madre y su hijo resultaron heridos. Es difícil aceptar esto e imposible de entender. Deseo desesperadamente que esta guerra llegue a su fin", Olha, una estudiante de último año de Irpin, actualmente desplazada en el oeste de Ucrania.

Pedimos un acuerdo político serio que garantice la protección de los civiles, que incluya el paso seguro y voluntario de las personas que quieran abandonar las zonas de alto riesgo en toda Ucrania. Al mismo tiempo, debe respetarse su derecho a determinar el destino de su elección para la evacuación, de acuerdo con la Cuarta Convención de Ginebra. 

Las partes en el conflicto deben facilitar urgentemente el acceso humanitario sin obstáculos para que el personal de socorro y los voluntarios puedan prestar asistencia vital y médica a las personas que lo necesiten. De acuerdo con el IV Convenio de Ginebra y la Resolución 2286 del Consejo de Seguridad de la ONU, el personal y las instalaciones sanitarias, como los hospitales y otras que creadas con fines médicos, deben ser respetados y protegidos. Las unidades médicas no pueden ser atacadas y el acceso a ellas no puede ser limitado. 

La comunidad internacional, incluidos el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de la ONU, debe tomar medidas más enérgicas para poner fin a las hostilidades y reafirmar la fe en los derechos humanos fundamentales y en las condiciones en las que puede mantenerse el respeto a las obligaciones derivadas de los tratados y otras fuentes del derecho internacional.

Nos sumamos y reiteramos nuestras demandas del 4 de marzo de 2022 

  • Un cese inmediato de las hostilidades y de los ataques contra civiles, objetos civiles e infraestructuras.
  • Todas las partes del conflicto deben respetar el Derecho Internacional Humanitario (DIH). Los ataques dirigidos contra civiles e infraestructuras públicas, incluidas las instalaciones indispensables para la supervivencia de los civiles, están prohibidos por el DIH. En ningún momento las hostilidades deben poner en peligro los derechos, el bienestar y la seguridad de los civiles o de los objetos civiles como escuelas, centros de salud, mercados o tierras de cultivo, entre otros.
  • Acceso humanitario seguro y sin obstáculos, incluso a través de las líneas de conflicto para que la asistencia humanitaria llegue a todos los necesitados, especialmente a los que se encuentran en situaciones vulnerables, respetando la independencia y neutralidad de las agencias humanitarias y la protección del personal y los voluntarios humanitarios;
  • La protección a la infancia está recogida en las disposiciones de la Convención sobre los Derechos del Niño, que insta a todas las personas a considerar el interés superior del niño. Durante los conflictos armados, el DIH ofrece una protección general a la infancia -como personas que no participan en las hostilidades- y con una protección especial como personas especialmente vulnerables. Protocolo I, artículo 77: "serán objeto de especial respeto y estarán protegidos contra toda forma de atentado al pudor. Las partes en conflicto les proporcionarán los cuidados y la asistencia que necesiten, ya sea por su edad o por cualquier otro motivo".  
  • Todas las partes deben cumplir sus obligaciones en virtud de las resoluciones del Consejo de Seguridad sobre la infancia y los conflictos armados, evitando su asesinato y mutilación, el reclutamiento, la utilización, la explotación sexual y la violencia sexual contra las niñas, niños y los adolescentes que corren el riesgo de sufrir estas graves violaciones.
  • Todas las partes del conflicto deben recordar el principio fundamental de distinción y la Declaración de Escuelas Seguras para garantizar la protección de la infancia y las instalaciones, incluidas las escuelas, los jardines de infancia y los hospitales donde hay niños y niñas. Todos los responsables y actores armados deben garantizar que ellos y sus cuidadores permanezcan seguros, independientemente de las circunstancias imperantes.
  • Que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas cumpla su mandato, garantice la protección de los civiles y mantenga la paz y la seguridad internacionales al margen de las disputas políticas.
  • Un acuerdo político serio para la protección de todos los civiles atrapados en zonas de alto riesgo en cualquier lugar de Ucrania, que incluya el paso seguro y voluntario de las personas que quieran salir, el acceso humanitario y la protección. Al mismo tiempo, debe respetarse su derecho a determinar el destino de su elección para la evacuación, de acuerdo con la Cuarta Convención de Ginebra.
  • Garantizar la plena cooperación con las Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para facilitar la aplicación y la supervisión de pasos seguros y sistemáticos que permitan el paso rápido de los cargamentos y convoyes humanitarios, incluido el paso seguro de todos los civiles y el personal de socorro.
  • Que todos los países acojan por igual a todos las personas extranjeras y apátridas que huyen de Ucrania, independientemente de su nacionalidad, orientación sexual, identidad de género, país de origen, origen religioso, raza o etnia.
  • Todos los fondos para aliviar el sufrimiento y para las personas afectadas por el conflicto en Ucrania deben ser adicionales y flexibles, o nuevas vías de financiación adaptadas a los actores locales. No deben desviarse de otras crisis humanitarias infrafinanciadas que tienen lugar en todo el mundo.

Esta es una declaración conjunta elaborada por Médicos del Mundo, Acción contra el Hambre, Alliance 2015, HelpAge International, Danish Refugee Council, Norwegian Refugee Council, Catholic International development charity, People in Need, Right to Protection, Plan Internacional, Save the Children, Welthungerhilfe y Handicap International
 

Puedes apoyar económicamente nuestro trabajo en Ucrania a través de los siguientes canales:

Haz una donación

- Hazte soci@ para apoyar todos nuestros proyectos.

Bizum: 33509

Transferencia bancaria: IBAN ES54 2100 4466 9902 0002 0000

Por teléfono: 91 567 86 01