Luchemos juntos por una atención médica universal
Noticias

Exigimos medidas concretas para proteger a la población palestina

Noticias 08.07.2024
Ahmad Al-Bazz  Vista del asentamiento ilegal israelí de Gilo desde el interior de Al Walaja, con el muro militar israelí en medio. Ahmad Al Bazz NRC

©  Asentamiento ilegal israelí de Gilo desde el interior de Al Walaja, con el muro militar israelí en medio. ©Ahmad Al-Bazz/NRC

El número de ataques de colonos israelíes desde el 7 de octubre supera los 1.000.

4 de junio de 2024.- El número de ataques de colonos israelíes en la Cisjordania ocupada sigue aumentando, superando el hito de 1.000 ataques desde el 7 de octubre de 2023, según la ONU. La Asociación de Agencias Internacionales de Desarrollo (AIDA, por sus siglas en inglés) hace un llamamiento a la comunidad internacional para exigir medidas concretas para proteger a la población palestina que vayan urgentemente más allá de la condena y las medidas limitadas para garantizar la protección efectiva de las comunidades palestinas, revertir la anexión israelí del Área C de la Cisjordania ocupada y hacer rendir cuentas al Estado, las organizaciones y los perpetradores individuales de la violencia de los colonos y la expansión de los asentamientos ilegales.

En los últimos nueve meses, los ataques de colonos han alcanzado cuatro agresiones por día, en comparación con dos altercados por día durante el mismo período del año pasado. Al menos 10 personas, entre ellas dos niños, han muerto durante estos ataques y 234 han resultado heridas, entre ellas 20 niños. Desde el 7 de octubre, 1.260 personas, entre ellas 600 niños, han sido desplazadas por la fuerza en medio de la violencia de los colonos y las restricciones a la circulación. Las familias desplazadas pertenecen a 20 comunidades de pastores y beduinos de toda la Zona C de Cisjordania. Como explicó una sobreviviente de la violencia de los colonos: «Ningún lugar es seguro aquí«.

 

Violencia de los colonos

Enfrentados diariamente a la amenaza de la violencia y carentes de medidas de protección, la población se encuentra sin ninguna autoridad a la que acudir en busca de protección. Los servicios de emergencia y las organizaciones humanitarias son bloqueados de forma sistemática y rutinaria por soldados y colonos israelíes con el uso de escombros, tierra y rocas para evitar que las entidades lleguen a las comunidades afectadas durante o después de los ataques de los colonos.

La violencia de los colonos es premeditada y orquestada por grupos organizados de puestos de avanzada y asentamientos conocidos, con el apoyo del gobierno de Israel, incluidos los consejos de asentamientos locales y regionales. La comunicación de los miembros de AIDA tiene con las comunidades locales indica que las sanciones limitadas contra unas pocas personas por parte de algunos países no han logrado reducir la frecuencia de los ataques. Los  los miembros de la comunidad informan que los colonos sancionados continúan atacando a las comunidades palestinas sin inmutarse.

En abril y mayo, los ataques en Ramala, Naplusa y Jericó fueron más organizados, sostenidos, agresivos y con un mayor impacto en la vida civil que antes. «[Los colonos] eran demasiado violentos», dijo un miembro de la comunidad que huyó a Al-Mughayyer después de que su familia fuera desplazada por la fuerza de Ein Al-Rashash en octubre de 2023 debido a la violencia de los colonos. Fue atacado una vez más a principios de abril después de que los colonos organizaran una serie de ataques grandes y sin precedentes contra decenas de comunidades palestinas en Cisjordania. «Incluso dispararon a los perros que intentaban defender el pueblo. Nos robaron el ganado y mataron a los corderitos que no podían caminar con ellos. He vivido toda mi vida en estas zonas rurales, me he encontrado con la violencia de los colonos innumerables veces, pero este ataque no se parece a nada que haya presenciado en mi vida».

Como potencia ocupante, Israel está obligado, en virtud del derecho internacional humanitario, a proteger a las comunidades palestinas, sin embargo, en casi la mitad de todos los incidentes registrados después del 7 de octubre, las fuerzas israelíes acompañaron a los colonos o los apoyaron en esos ataques. Aunque algunas personas han sido detenidas, ningún civil o soldado ha sido procesado por ninguno de estos 1.000 ataques.

Los informes indican que algunas granjas ilegales de asentamientos operados por colonos sancionados, muchos de los cuales, según se ha informado, están en el centro de múltiples incidentes violentos, han recibido cientos de miles de dólares en apoyo material del Ministerio de Agricultura de Israel, el Ministerio de Asentamientos, la Administración de Asentamientos del Ministerio de Defensa y a través de los consejos de asentamientos locales y regionales.

AIDA también está profundamente preocupada por la transferencia de importantes poderes legislativos y administrativos en la Cisjordania ocupada del comandante militar israelí al gobierno civil y a los funcionarios que dependen de Bezalel Smotrich, como ministro de Defensa adicional, y de Orit Strook como ministro de Asentamientos. La ordenación del territorio, de construcción y la administración de la agricultura, la silvicultura, los recursos hídricos y la energía son sólo algunos ejemplos de las competencias adquiridas. El derecho internacional es claro: la anexión está prohibida y equivale a un acto de agresión. Esta decisión exacerba décadas de violaciones de derechos humanos, refuerza el entorno coercitivo, lo que conduce al traslado forzoso de palestinos, y mantiene la impunidad de los colonos violentos y de las organizaciones y entidades gubernamentales que los apoyan.

 

Exigimos medidas concretas para proteger a la población palestina

AIDA hace un llamamiento a la comunidad internacional para que actúe con decisión para proteger a las comunidades vulnerables en la Cisjordania ocupada, muchas de las cuales están en riesgo de ser desplazadas permanentemente, y en particular:

  • La comunidad internacional debe adoptar nuevas medidas restrictivas que vayan más allá de los colonos individuales y se dirijan a organizaciones y entidades estatales identificadas que promuevan la violencia y/o participen en ataques contra civiles palestinos e infraestructuras civiles. Esto también debe incluir el fin inmediato de cualquier financiación por parte de terceros Estados de ONG u organizaciones de colonos que apoyen y/o permitan la violencia y la expansión de los colonos.
  • El Gobierno de Israel debe rendir cuentas por las reiteradas y basadas en pruebas de que el ejército y otras autoridades estatales están tolerando, permitiendo y, en ocasiones, participando en la violencia de los colonos. Se dispone de una plétora de medidas y mecanismos que permitirían acciones progresivas y proporcionales. Por ejemplo, la Unión Europea debería considerar seriamente estas acciones como parte de su revisión de la cláusula de derechos humanos de «elementos esenciales» incluida en el acuerdo de libre comercio entre el bloque e Israel.
  • La comunidad internacional también debe evaluar plenamente las consecuencias jurídicas de la transferencia del poder legislativo y administrativo del comandante militar de los territorios ocupados al gobierno civil de Israel y actuar en consecuencia para defender el derecho internacional, que prohíbe absolutamente la adquisición de territorios ocupados. La próxima opinión de la Corte Internacional de Justicia sobre las consecuencias jurídicas derivadas de las políticas y prácticas de Israel en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén oriental, proporcionará una respuesta definitiva sobre esas consecuencias jurídicas. Será fundamental que todos los miembros de la comunidad internacional actúen sobre la base del contenido de esta opinión para garantizar que los derechos fundamentales de los palestinos se protejan activamente.
  • La comunidad internacional también debe pedir la eliminación de los asentamientos y puestos de avanzada, y apoyar la sustitución del actual régimen de planificación discriminatoria impuesto por el Gobierno de Israel en la Zona C (la zona totalmente controlada por Israel y el único territorio contiguo de la Ribera Occidental) por un proceso de construcción autónomo, basado en los derechos y dirigido por los palestinos.
  • La comunidad internacional debe exigir, en nombre de las víctimas palestinas de la violencia de los colonos y el desplazamiento forzado, las reparaciones adecuadas, incluida la restitución de las comunidades afectadas a sus hogares y propiedades, la rehabilitación de la infraestructura dañada y la compensación monetaria por pérdidas y daños, y garantías de no repetición de futuras violaciones.

 

Enlace a los proyectos de Médicos del Mundo en el Territorio Palestino Ocupado

 

COLABORA CON MÉDICOS DEL MUNDO. TU COMPROMISO CAMBIA VIDAS EN GAZA

Exigimos medidas concretas para proteger a la población palestina

© Muro construido por Israel a principios de la década de 2000, que separa el pueblo de Al Walaja de su entorno. Exigimos medidas concretas para proteger a la población palestina. ©Ahmad Al-Bazz/NRC